jueves, 23 de marzo de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Tras el derrumbe en Zújar, Almuñécar preocupada por el estado de su muralla islámica

18 de marzo del 2017

Imprimir Noticia | Comentar esta noticia

Tras el derrumbe en Zújar, Almuñécar preocupada por el estado de su muralla islámica

Tras el derrumbe de las enormes piedras de la Alcazaba de Zújar que ha dejado fuera de sus casas a vecinos próximos al lugar, el Ayuntamiento de Almuñécar debiera tomar seria nota, puesto que parte de uno de sus monumentos más emblemáticos, como son las murallas del castillo de San Miguel, se encuentran en situación de evidente amenaza de derrumbe.

Concretamente, se trata del paño existente en la parte de levante del monumento árabe, catalogado como Bien de Interés Cultural en 1985, en su tramo coincidente con la alfarería municipal  y sobre el complejo de talleres artesanos existentes en El Majuelo y que desde hace lustros se encuentra apuntalado sin que las administraciones Central o Autonómica hayan tomado cualquier medida al respecto.

En 2015 desde el Ayuntamiento sexitano conscientes del patrimonio histórico del municipio, con más de 3000 años de historia, y que es uno de los principales atractivos de interés cultural y turístico, solicitaba al Ministerio de Fomento que la actuación de rehabilitación de la muralla islámica se acometiera al amparo de la orden de ayudas para financiar trabajos de conservación o enriquecimiento de bienes inmuebles del Patrimonio Histórico Español dentro del Programa 1,5% Cultural. Según aseguraba en su día la alcaldesa, Trinidad Herrera, con dicha solicitud se pretendía recuperar y evitar el peligro de derrumbe del tramo de muralla de la alfarería.

No obstante,  y pese a la orden que regula este tipo de subvenciones que se publicó en 2014, la petición, al parecer, recibió la callada por respuesta y la situación sigue igual pese a a que la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada también son conscientes de esta grave situación en la que se encuentra el monumento, se apunta desde el área de Cultura de Almuñécar.

Pero es cierto, que la supresión del gabinete de Arqueología del Ayuntamiento, decisión que provocó un ajuste económico interior de la Hacienda municipal, no contribuye precisamente al mejor funcionamiento del Plan de Mantenimiento y Conservación del Patrimonio de Almuñécar, puesto que es un pilar importante del cuidado del mismo y elemento imprescindible para evaluar tanto su estado como los requisitos necesarios para conocer el deterioro y los trámites necesarios a seguir para su recuperación.

Hay que esperar que el suceso de Zújar dinamice a las distintas administraciones para evitar que en la muralla de Almuñécar pueda suceder un caso similar de imprevisibles consecuencias.