martes, 11 de diciembre de 2018     Síganos en:      

Costa Digital

Manuel Galiana, un grande de la escena este sábado en Almuñécar

13 de abril del 2018

Imprimir Noticia | Comentar esta noticia

Manuel Galiana, un grande de la escena este sábado en Almuñécar

Texto: J Celorrio
  Foto: Casa Real

Este sábado 14 de abril (20:00 h)  el escenario de la Casa de la Cultura de Almuñécar,  reciben al actor Manuel Galiana y al guitarrista Guillermo Fernández  con el espectáculo "La Copla: Y sin embargo te quiero", que según el popular actor es "uno de los espectáculos más bonitos que he realizado en toda mi carrera profesional".

"La idea de este espectáculo", nos cuenta el Premio Nacional a las Bellas Artes 2014, "surgió cuando escuche tocar a Guillermo algunas versiones de coplas, lo hizo tan maravillosamente que en seguida pensé en que aquello tenía que llevarlo al escenario. A mí siempre me ha gustado la copla y creo que al público le gusta el recitado de los sonetos y romances de Rafael de León conjuntados con la guitarra de Guillermo que se convierte en un auténtico concierto de algo más de una hora de duración".

La intención del espectáculo es rendir un homenaje a Rafael de León, el letrista más señero de cuando el género era la expresión más popular de la música española, algunas tan conocidas como A ciegas, Ojos verdes, Tatuaje o la que da título al espectáculo: Y sin embargo te quiero.

"La copla no es que se oiga mucho en la actualidad. No obstante hemos logrado que emocione y sobre todo que la gente que viene a vernos conecte y se asombre ante la magistral ejecución de la música a cargo de la guitarra excepcional de Guillermo Fernández y las versiones que realiza de las letras que voy recitando", nos dice Galiana quien añade de su trabajo que "estoy feliz de interpretar estos poemas porque te exigen volcarte de lleno y salen un montón de cosas de inmediata percepción por parte del espectador, es una comunicación total y absoluta entre el escenario y la sala, desde el primer momento se produce un choque dirigido por una catarata de emociones".

La popularidad del actor se cimentó allá por los años sesenta y en sus innumerables apariciones en televisión como protagonista de muchas de aquellas adaptaciones teatrales realizadas para el programa Estudio 1. No obstante, para Galiana que reconoce deberle mucho al medio televisivo donde se ensayaba veinte días y se grababa en cuatro horas, lo que se hacía era adaptar teatro a formato televisión, pero el teatro advierte "tiene su propio espacio que es el escenario y su capacidad de conectar en directo con el espectador. Lo de televisión era contar historias sin esa magia que se produce en el teatro".

Sobre la actualidad teatral, Galiana no se muestra pesimista, puesto que sostiene que el teatro siempre ha sabido defenderse." Las circunstancias cambian y si antes eran las compañías privadas las que programaban, los teatreros hemos dejado de hacerlo y son ahora los programadores públicos los que deciden. ¿Algo que objetar? Se programa primando el interés económico sin tener en cuenta el cultura. Y debería ser al contrario. Pero el teatro sigue moviéndose y el público sigue respondiendo".