domingo, 29 de marzo de 2020     Síganos en:      

Costa Digital

Coincidencias entre un Palacio madrileño y el Palacete de la Naharra

12 de febrero del 2020

Imprimir Noticia | Comentar esta noticia

Coincidencias entre un Palacio madrileño y el Palacete de la Naharra


Hubo alguna coincidencia entre este palacio madrileño construido a mediados del siglo pasado en el madrileño paseo de Recoletos, Palacio Xifré, y nuestro palacete de la Naharra?. A lo que sabemos, pura coincidencia en fechas de su contrucción, mediados el siglo XIX, y que ambos en su diseño responden a la influencia historicista en la arquitectura de la época y que puso de moda el estilo orientalista de más de una expresión artística en la segunda mitad del siglo XIX.

En cuanto a su interiorismo son obvias las coincidencias, al seguir claramente un estilo de base mudejar y superficies policromadas con ventanas y puertas en marco superior de herradura.

No obstante, es evidente que Almuñécar mostró su lado cosmopolíta en la construcción de la Naharra, en tanto que también marcaba entonces la modernidad y el empuje industrial de la costa granadina, visible en los gráficos demográficos de aquellas décadas y en los que Almuñécar de un censo en 1.847 de 5.000 personas pasa a contabilizar 8.022 vecinos en 1.900. El crecimiento es indudable, ya que hasta 1930, con 9.149 ciudadanos, no se supera,

Nuestro Palacete fue encargo del matrimonio formado por José Rubio Osorio y Soledad Márquez Márquez, allá a mediados de los años cincuenta del siglo XIX y que coincide con el despegue azucarero de aquel momento. De hecho, aledaña a la construcción de la vivienda se levanta a la par de ésta, la fábrica de azucar de San Rafael una de las seis fábricas que entonces funcionaban en la localidad. 

 
El Palacio Xifré


El Palacio Xifré, según se lee en la web SecretosdeMadrid, fue uno de los edificios privados más bellos que tuvo Madrid. Enseguida fue conocido como “La Alhambra de Madrid”. Era un edificio de estilo neomudejar que estaba decorado al detalle. Sus arcos, verjas, habitaciones, patios y columnas eran una clara inspiración de La Alhambra y así fue, ya que antes de realizarse el edificio se envió al arquitecto a Granada para captar sus esencias y plasmarlas en el nuevo edificio.


Su propietario, José Xifré Downing, fue un gran adinerado del siglo XIX, que decidió construirse una residencia en pleno Paseo del Prado. El proyecto del arquitecto Émile Boeswillwald fue realizado en las obras por el arquitecto José Contreras, entre 1862 y 1865. Finalmente el Palacio de Xifré estaba construido.


El edificio pasó por diversas manos, primero por su hijo José Xifré Hamel, despues fue embajada de México e incluso residencia personal del duque del Infantado. Tambien se utilizó para almacenar y vender muebles.


Pero sería en 1949, cuando lo compra una inmobiliaria y es en la década de los 50 cuando se derriba construyéndose en su lugar el edificio de la Delegación Nacional de Sindicatos o Casa Sindical.

Actualmente este nuevo edificio, es el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que todos conocereis al pasear a la altura del Museo del Prado, y que adoptó en su arquitectura el estilo funcional de los tiempos de la dictadura.