sábado, 24 de junio de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Especial Hosteleía

Francisco I. Revisando un clásico

Ruta de ocio Más»

Desayuno con tapas

¿Estás de vacaciones? ¿Hoy no tienes que trabajar y te levanta tarde? En Almuñécar Gastronómica le proponemos un plan Más»

Una parada en La Barrica

A Antonio Ruiz Vargas le siguen llamando “El niño”, aunque hace tiempo que dejara de ser aquel aprendiz de camarero en su natal Salar, donde con trece años se inicio como currante. Y “El niño”, nos explica algunas claves de su establecimiento de La Herradura Más»

Costa Digital en La Trastienda

.
Más»

Roscas, tablas y tapas

Comer de manera rápida, pero sin prisa, sin horario y con calidad

Imprimir Noticia



Almuñécar, y en general la Costa Tropical, ofrece una extraordinaria variedad gastronómica al visitante. Pero hay algo que caracteriza el mercado de la restauración. Nos referimos concretamente a la “rosca”, que si bien empezó como pan de acompañamiento de aperitivos untada de ajo y tomate y con generoso chorreón de aceite sobre su superficie, hoy ofrece la contraoferta mediterránea a la fast-food anglosajona, mejorada, reforzada y saludable convirtiéndola en la contrapartida de un slow-food de rellenos irrepochables hasta para los paladares más exigentes. Y es que la rosca, además de ofertar una cocina rápida y de tapeo, ofrece la posibilidad de degustar infinitas variaciones en sus rellenos con generosidad en texturas y sabores y el complemento de una ensalada variada que ornamenta la presentación del producto creando, además, un suculento espectáculo decorativo a la vista.

Un local emblemático de la restauración sexitana para este tipo de productos, quince años de trayectoria lo respaldan, es La Trastienda que, ubicada en la conocida Plaza de Kelibia, cuenta con una de las cartas más extensas en la especialidad. Al frente del local está Yolanda Jambrina, leonesa de La Bañeza, que tras pasar por la no menos mediterránea Port Bou, decidió un día recalar en las tierras más calidas de nuestro mar y fundar uno de los locales que, con una esplendida terraza en la plaza de la movida sexitana, define el encabezamiento de nuestro artículo; parámetro insustituible para todos aquellos que quieren disfrutar de una vacaciones sin agobios, horarios o protocolos y, además, exige calidad en el yantar. En este sentido La Trastienda es referente de esa comida o cena que con coste razonable y excelentes productos evita reservar mesa y pone el aire informal necesario a unas verdaderas vacaciones

Pero aparte las roscas con rellenos que van desde ahumados espolvoreados de caviar, ibéricos, cecina leonesa, vegetales o variedad de quesos todas con el interior impregnado de una exacta fusión de tomate y aceite, La Trastienda cuenta con otra especialidad de tablas de ahumados, la clásica de quesos o una monográfica de cecina y jamón ibérico que se acompaña de pequeñas rodajas de pan untados en tomate o terrinas de queso fresco.

El dicho de pan con pan comida de tontos queda derribado por las barricadas levantadas en la Trastienda contra la simplicidad y el aburrimiento.

Menú informal.
Entrante: Tapeo discrecional con cañitas o bodega
Primero: Tabla de ahumados con acompañamiento de queso fresco
Segundo: Rosca de ibéricos o cecina leonesa con ensalada variada
De postre alguna coctelería de su carta. En el caso de este manú recomendaríamos un agua de Valencia

Decoración: Amplia terraza decorada con velones y parasoles y en invierno se instalan estufas que posibilitan tomar sus consumiciones al aire libre. El interior ensambla un curioso eclecticismo de elementos decorativos.

Horario: Desde las 12 del mediodía hasta las 2 de la madrugada

La Trastienda está en la peatonal y céntrica Plaza de Kelibia de Almuñécar con aparcamiento público en el parquing del Paseo de El Altillo, a unos cincuenta metros del establecimiento.