martes, 28 de marzo de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Especial Hosteleía

Francisco I. Revisando un clásico

Ruta de ocio Más»

Desayuno con tapas

¿Estás de vacaciones? ¿Hoy no tienes que trabajar y te levanta tarde? En Almuñécar Gastronómica le proponemos un plan Más»

El Convento/un clásico de la noche sexitana

Inaugurado en 1998, este local de gustoso interiorismo vintage, tuvo un precedente dirigido también por el mismo propietario, Francisco Reyes, el conocido Rastro de la década de los ochenta y noventa Más»

Una parada en La Barrica

A Antonio Ruiz Vargas le siguen llamando “El niño”, aunque hace tiempo que dejara de ser aquel aprendiz de camarero en su natal Salar, donde con trece años se inicio como currante. Y “El niño”, nos explica algunas claves de su establecimiento de La Herradura Más»

El Convento

Plaza de La Victoria 20

18690 Almuñécar

Un clásico de la noche almuñequera.
Inaugurado en 1998, este local de gustoso interiorismo vintage, tuvo un precedente dirigido también por el mismo propietario, Francisco Reyes, el conocido Rastro de la década de los ochenta y noventa del pasado siglo. Como aquel, éste guarda el sabor de viejo anticuario y comunica al ambiente la pátina del tiempo y de él recupera una atmósfera alejada de neones e impone con contundencia una personalidad de old fashion atemporal como lo es el gusto por lo clásico. Un must mediterráneo de obligada visita y que no debe perderse de vista por lo que comunica de estilo a la imagen esencial de Almuñécar.

Vidrieras, viejos relojes, antiguas fotografías, bodegones o paisajes combinan con el gusto por la coctelería o la música sesentera de los ídolos italianos  en mezcla con los crooner de los cincuenta o el jazz de Miles Davis o Stan Getz.
Su galería de arte, en su primera planta comunicada por una claraboya de cristal al espacio inferior, realiza exposiciones bimensuales en pequeño formato, como atractivo más a un local en el que impera, ya lo hemos dicho pero no está mal repetirlo, cierta resonancia a otro tiempo que se siente recuperado en su tendencia decorativa a no ser funcional o práctico en el concepto de espacio que definen su atractivo.
En su segunda planta, encontramos una esplendida terraza con barra y celosías que adorna con plantas exóticas, los muros del antiguo Convento de Mínimos del que es paredaño, y que sólo se mantiene abierta al público durante los meses de primavera y verano.
Muy recomendables sus gin-tonics manchados de angostura o el mojito especial.
(Sólo abre en horario de noche de 9 a 2 y a 3 de la madrugada los fines de semana)

Galería de fotos