jueves, 19 de julio de 2018     Síganos en:      

Costa Digital

Diez Años de poesía / Tomás Hernández

Imprimir Noticia | Comentar esta noticia



    La Asociación Amigos de La Herradura, presidida entonces por el asturiano Ángel Suárez Fernández y con el empeño del orensano de Vilardebós Paulino Álvarez González, convocó en el año 2006 su primer premio de poesía. De aquel interés por vincular el pueblo de La Herradura con el quehacer poético ha surgido este libro, “Poemas para un pueblo”, que recoge los diez poemas premiados en la década de 2006 a 2016.

    La edición, preciosa y bien cuidada, corre a cargo de Fran Ortiz que ya sorprendió el año pasado con “El gran libro de La Herradura”. Hay en estos poemas “muestras variadas de los diversos estilos que se practican hoy en día en el panorama más reciente de nuestra poesía: modos clásicos, conversacionales, más o menos experimentales, etc.” como dice Álvaro Salvador en el prólogo. Figuran en la nómina de premiados algunos nombres de reconocida valía. Miguel Sánchez Robles, tan buen novelista como poeta, cuyos libros han recibido el reconocimiento de premios como el Blas de Otero, Leonor, Miguel Hernández, Claudio Rodríguez. En 2010 añadió a esta lista el premio de Amigos de La Herradura con su poema  “Sola la luz”. A partir de una escena sencilla y cotidiana,, “Estoy vivo delante de mi hijo dormido / mirando en la luz quieta la alegría del mundo”, enhebra una reflexión elegíaca sobre la vida. El gaditano, de Sanlúcar, Juan José Vélez Otero dejó en “Piso de costa”, el poema premiado en el 2008, la otra imagen de los pueblos marítimos, la quietud rutinaria del invierno:
            “Aquí se oye el mar como un silencio
            que no quisiera ser, como las hojas
            de un viento que remueve la memoria.

            Se oye el mar no lejos de esta casa,
            la única con luz en la ventana
            que da a los bares solos y vacíos”.
   
    Sería largo recoger algunos versos de todos los premiados, pero observarán, leyendo la antología, cómo después de los dos primeros años en los que el asunto del poema debía celebrar algún aspecto de La Herradura, al abrirse a cualquier tema, se leen poemas de hondura, con variedad de asuntos y calidad poética. Santiago Elso Torralba con “El milagro de tu pupila” trae en sus cuartetos las maneras sapienciales del mejor Borges. Antonio Gutiérrez González de Mendoza, unos sonetos que en su molde clásico reflexionan también sobre los grandes temas. Jorge de Arco en “La playa de tus ojos” deja el testimonio arrebatado de una historia de amor. Blas Muñoz poetiza lo cotidiano, una tarde de tele, Verónica Aranda, con una larga y prestigiosa trayectoria pese a su juventud, nos habla desde Zenobia Camprubí en un hermosísimo soliloquio. Andrés Blanco mira el mundo desde la altura del águila y Sol García de Herreros nos enseña el bullicio de una calle desde la encerrada habitación de un hospital. Algunos de ellos nos han dejado aquí además de sus poemas, su amistad.

    El premio Amigos de La Herradura es ya uno de los clásicos y mejor valorados y los nombres de estos poetas lo prestigian. De su trayectoria y de este libro nos hablarán el próximo viernes dia 9, a las ocho de la tarde, en el Centro Cívico, el poeta Álvaro Salvador, el editor Fran Ortiz y el alentador del premio contra viento y marea, Paulino Álvarez.

    Felicidades a la Asociación de Amigos de La Herradura que celebra su XXV aniversario.