Versión para Imprimir

Opinion

CARTA  A MIS ALUMNOS SUSPENSOS Pablo Poó / Juan Bolivar

11 de enero del 2017 | Imprimir

Hace unas semanas tenía este medio la amabilidad de publicarme unas reflexiones sobre la educación que es la herramienta más poderosa de crecimiento, consolidación y desarrollo con la que contamos, de hecho Nelson Mandela la consideraba como el arma más poderosa que podemos usar para cambiar el mundo. Pues bien, sigo insistiendo en la importancia del valor de la formación y , en esta ocasión,  les acerco un video viral, como se dice ahora a lo que tiene una gran proyección mediática, se trata de “La carta a mis alumnos suspensos” (en este enlace la pueden ver: https://youtu.be/QlosfC-xves)  en la que, a través de You Tube, un educador de ESO llamado Pablo Poó se dirige, de una forma directa y sin eufemismos, a sus alumnos para que reaccionen ofreciéndonos algunas claves, que nos ayudan a interpretar y conocer mejor qué está pasando en este fundamental y, sin embargo, bastante degradado ámbito educativo, que nos aclare lo del informe PISA y que nos haga desear que haya más profesores como Pablo a los que le duelen sus alumnos.
El profesor empieza diciéndoles:” Espero que estés fastidiado por haber suspendido. Si te da igual es una mala, muy mala señal”. Efectivamente si no hay reacción, y en muchos casos así ocurre , poco se puede hacer .
Les interpela directamente de esta forma: "La vida no tiene nada que ver con la burbuja utópica en la que os envolvemos durante toda la ESO. La vida es una p*****; y no te espera, no te comprende y no te hace recuperaciones" y continúa "Vosotros ahora vivís muy bien. Vuestra única obligación es estudiar y no la cumplís mucho,..."{…}"La vida no es la ESO, desconfía de todos aquellos que quieren que seas feliz entre los 12 y los 16. Cuando seas mayor de edad les vas a importar un pimiento".
Les  lanza un mensaje de motivación:"Siéntete mal por no haber aprobado, piensa que tu futuro depende en gran parte de lo que hagas ahora". "Hay una vida maravillosa mucho más allá de lo que pensáis, y sólo se gana con ESFUERZO". “Vamos a ponerle ganas por nosotros mismos y por nuestra propia autoestima para darnos cuenta de lo que somos realmente”
Y finaliza el profesor Poó con este compromiso utópico pero generoso que nos muestra su gran dimensión    "A mí me importas de verdad porque nuestra relación no se acaba cuando cumplas dieciséis, yo he firmado contigo un contrato de por vida".
Un enseñante es un descubridor de mundos por eso la lección de este docente más que académica, es una lección de vida que deberíamos atender tanto los padres como los docentes y que esperamos y deseamos que nuestros estudiantes la capten y sigan.
Dos ejemplos que ilustran lo determinante que llega a ser la influencia de los educadores en el futuro de sus alumnos: García Márquez en sus memorias recordaba que en su etapa escolar estudiar era algo tan maravilloso como jugar a estar vivos y Albert Camus cuando recibió el Premio Nobel de Literatura escribió a su viejo profesor diciéndole: “Sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto”. 
.

Copyright © 2008-2017 Javier Celorrio. Todos los derechos reservados.