domingo, 30 de abril de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Dalí, Buñuel y Lorca en Sin límites

05 de mayo del 2009


 Robert Pattison y Javier Beltrán son los protagonistas de Sin límites (Little ashes). Una cinta dirigida por Paul Morrison (Sorpresas de la vida) que indaga en la posible relación homosexual entre Federico García Lorca y Salvador Dalí durante la época en la que los dos genios coincidieron en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

   El británico, que interpreta a Dalí, es uno de los rostros más populares del planeta que adorna las carpetas de millones de adolescentes gracias a la saga de vampiros Crepúsculo. El español, que encarna a Federico García Lorca es un debutante en la gran pantalla. Marina Gatell ('Lalola') y Matthew McNulty en el papel de Luis Buñuel completan el reparto de esta película que llegará a las salas de cine españolas este viernes.

   Madrid, 1922. Un Dalí adolescente (Pattison) llega decidido a convertirse en un gran artista y, desde el principio, llama la atención a dos jóvenes de la élite social de la Residencia de Estudiantes: Federico García Lorca (Javier Beltrán) y Luis Buñuel. Poco a poco, Dalí se va sintiendo atraído por Lorca en lo que parece algo más que una relación de amistad.

   "Sobre Lorca se han dicho muchas cosas y gran parte no son verdad", sentenció hoy Javier Beltrán en una entrevista con Europa Press, quien valoró que, en este caso, el guión de Philippa Goslett está "muy documentado". "Estoy seguro que Lorca y Dalí se querían y sentían una gran admiración el uno por el otro", aseveró el actor quien matizó que no se atrevería a asegurar "el tipo de amor que les unía". "El propio Dalí llegó a admitir que Lorca quería ligar con él y eso es algo que seguro que halagaba al genio catalán", añadió.

LORCA, CON LÍMITES

   Para Beltrán, "Lorca no fue una persona sin límites, entre otras cosas por su condición de homosexual". "Se movió en una sociedad que no aceptaba su condición de gay y él, lleno de contradicciones, estuvo ocultándolo durante mucho tiempo", explicó el actor. A diferencia del poeta granadino, el actor sí consideró ilimitado a Dalí. "El problema del pintor fue que trató de construirse un genio no sólo con su obra sino con su propia personalidad, como si fuese un producto de publicidad, aunque en la intimidad no era así", puntualizó.

   Magdalena (Marina Gatell) cierra el triángulo amoroso entre Lorca y Dalí. "El personaje es fruto de una compilación de mujeres amigas del poeta", explicó Gatell quien resaltó que también es víctima de la misma dolencia amorosa que sufre Lorca con Dalí, "como un pez que se muerde la cola".

  La cinta fue rodada en inglés entre Cadaqués, Granada y Barcelona, durante el verano de 2007, dos años antes de que Pattison se convirtiese en el vampiro ídolo de adolescentes. "Aunque al principio nos costó entendernos, al poco tiempo comprendimos la visión que ambos teníamos de nuestros personajes", comentó Beltrán.

  En cuanto a sus proyectos de futuro, el actor apuntó que continuarán con la gira de la obra Los hijos de la historia, dirigida por José María Pou, que iniciaron hace unos días en Bilbao. Por su parte, Marina Gatell, adelantó que rodará en julio Pan negre una película de Agustín Villaronga. Tras el éxito de la frenética serie de televisión 'Lalola', que protagonizaba, Gatell descartó volver a la pequeña pantalla, "por lo menos no con una serie de emisión diaria". "Por ahora, estoy tratando de descodificarme del personaje un tanto esquizofrénico de Lalola", concluyó.

Artículos de Opinión

Un bar en la esquina

Tomás Hernández


    El bar era un cuarto pequeño con una barra de madera oscura y una estantería que alguna vez fue verde,  con unas pocas botellas mortecinas de etiquetas borrosas. En un rincón de la escueta barra hervía el agua en una especie de samovar casero; un cilindro de metal con un grifo dorado en la base. En una copa grande, nunca en vaso, Pedro, “El Aguardentero”, echaba [...]  Más»

Sería un detalle

Juani Boto

Últimamente me han preguntado varias personas qué está pasando en el ayuntamiento. Que se está hablando mucho de una moción de censura, que cómo Luis Aragón va a cometer esa locura, que si Novo no para de enredar…Obviamente, la gente que me pregunta a mí, muy benavidistas no son.

El caso es que algunas de las personas que me han preguntado, me decían enfadados: como vosotros apoyéis [...]  Más»

Aragón, hable con ella

J Celorrio

El asunto de los Más Almuñécar la Herradura y su llave de gobierno se está convirtiendo en un roman a clef. Uno porque habla mucho en los cafés, para eso es encargado de comunicación, y el otro porque no habla nada, para eso es concejal, han convertido para algun@s la semana en una comedia entretenida, pero con visos de drama a lo Almodóvar en su Silencio que era [...]  Más»

Esclerosis

Francisco Cervilla

Abatido ante el desastroso ensayo de una de sus obras de teatro, Mihail Sebastian (Rumanía, 1907-1945) escribía en su Diario: “Nadie interpreta nada. Cada uno viene con sus gesticulaciones, con sus quejidos, con su tos de casa y lo aplican en el papel que están representando. Eso es todo”.

Se refería el escritor rumano a la apatía del actor por el texto, al desinterés por el personaje [...]  Más»

Cuando pica la medusa

Javier Celorrio

¿Vuelve el calor? Es lo primero que me pregunto al despertarme. Hoy no siento el alivio fresco de ayer, decir alivio es decir acaso un grado menos, cuando al abrir la ventana una brisa de amanecer pareció advertirme que el día no tendría advocación de San Lorenzo con parrilla incluida. Pero hoy, el santito espetado y del que en estos días se celebrará onomástica, quiere que sepamos de [...]  Más»

El duelo en tiempos obscenos

Francisco Cervilla

En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni [...]  Más»