sábado, 24 de junio de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

Las escooters son para el verano

04 de agosto del 2009


La xero scooter electric revive las clásicas motos italianas de los años sesenta

Nuestra retina está llena de imágenes donde la clásica vespa recorre los paraísos veraniegos de los años sesenta. Son fotogramas de la memoria cinematográfica de los años sesenta donde sus protagonistas recorrían las ciudades y lugares de aquellos veranos sobre aquellas motocicletas que se convirtieron en objeto de deseo de los jóvenes europeos de entonces y protagonista de multitud de romances.

Hoy la xero escooter electric revive aquellas clásicas motos, pero con una  funcionalidad ecológica gracias a una batería eléctrica que se puede recargar en cualquier enchufe y puede durar hasta un día entero. Su motor es tan potente como el de cualquier otro de 50cm cúbicos, con la ventaja de que no emite ningún tipo de gas contaminante ni ruido molesto

Pocos vehículos, después de 60 años siguen tan frescos como el primer día. Hablamos de la Vespa, que en 2006 cumplió seis décadas rodando por las carreteras de Europa.
Desde entonces se han comercializado 17 millones de unidades de este popular modelo, que se ha convertido en todo un mito de la automoción.

Cuando hablamos de la Vespa la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de Audrey Hepburn y Gregory Peck montados en este singular vehículo por las calles de Roma. Pero tampoco nos podemos olvidar de los Mods, una singular tribu urbana, amantes de las Vespas, que rivalizaba con los Rockers en la Inglaterra de los años 60.

Son sólo dos ejemplos del séptimo arte -'Vacaciones en Roma' y 'Quadrophenia'- pero resumen con claridad las seis décadas de esta Vespa, un vehículo que ha pasado de una simple alternativa económica de transporte a todo un referente de vida entre los jóvenes.

Y por si fuera poco, la Vespa ha sido además un mito en la industria de la automoción. Desde que naciera hace 60 años se han comercializado 17 millones de unidades en los cinco continentes y se han fabricado cerca de 140 modelos diferentes.

Los inicios
Para comprender el fenómeno Vespa hay que remontarse hasta 1884. Por aquel entonces el italiano Rinaldo Piaggio fundó en Génova un taller de madera para atender las necesidades del sector naval. Sin embargo, la llegada de la I Guerra Mundial unos años más tarde, obligó a Piaggio a reconducir su negocio para buscar nuevas oportunidades de mercado. Así, el taller de Génova pasaba de fabricar madera a desarrollar elementos para los ferrocarriles e incluso motores de aviones.

Rinaldo Piaggio trasladó con empeño este afán emprendedor a su hijo Enrico, que años más tarde se hacía con el control de la empresa. Llegaba entonces la II Guerra Mundial y la principal carencia en la sociedad del Viejo Continente se centraba en disponer de un medio de transporte cómodo, de fácil manejo y sobre todo económico.

Entre los primeros prototipos de dos ruedas presentados surgió el 'Paperino', bautizado con ese nombre por su parecido al Pato Donald. Sin embargo, esta motocicleta no tuvo el éxito esperado debido a que el diseño condicionaba de forma notable su comportamiento.

Fruto de esta situación Rinaldo Piaggio decidió buscar y contratar a un ingeniero aeronáutico, al que no le gustaban las motocicletas pero presentaba un reconocido prestigio. Se trataba de Corradino D'Ascanio y su primer encargo fue el de revisar el 'Paperino'.

Tres meses después, D'Ascanio presentaba un modelo a Piaggio caracterizado por la comodidad, funcionalidad, sencillez y facilidad en la conducción. Cuando Piaggio pudo contemplar el trabajo del ingeniero exclamó: "sembra una vespa" (parece una avispa). Y así fue como quedó bautizado este ingenio. El 23 de abril de 1946, Enrico Piaggio depositaba en la oficina de patentes de Florencia los planos de una "motocicleta de complejo racional de órganos y elementos con chasis combinado, guardabarros y carrocería recubriendo toda la parte mecánica". Así de pomposa fue la denominación de esta primera Vespa que pasaba finalmente de prototipo a una realidad.

Una historia muy ligada a España

Si existen dos países donde la Vespa fue todo un éxito desde sus inicios estos son Italia y España. Cuando Piaggio se vio desbordado por el volumen de ventas en 1952 decidió ampliar su producción con una nueva factoría en la madrileña calle de Julián Camarillo.

Esta decisión supuso entonces el nacimiento de Moto Vespa S.A., una sociedad creada con un capital social de 20 millones de las antiguas pesetas y con una planta de alrededor de 13.000 metros cuadrados.

Un año más tarde, salía de la cadena de montaje la primera Vespa 'española': una N 125 de color verde con el faro situado sobre el guardabarros. Cinco décadas después el número de Vespas vendidas en España se aproxima a los dos millones de unidades.


En las décadas de los 60 y 70 el fenómeno Vespa estaba en su máximo esplendor. Si en la gran pantalla esta singular motocicleta había sido la protagonista de películas como 'Vacaciones en Roma' y 'Quadrophenia', en la vida real personajes ilustres de la talla de Louis Amstrong, Balduino de Bélgica, Carolina de Mónaco, Juan Manuel Fangio o incluso Luis Miguel Dominguín eran un auténtico estandarte de este vehículo de dos ruedas.

Artículos de Opinión

Un bar en la esquina

Tomás Hernández


    El bar era un cuarto pequeño con una barra de madera oscura y una estantería que alguna vez fue verde,  con unas pocas botellas mortecinas de etiquetas borrosas. En un rincón de la escueta barra hervía el agua en una especie de samovar casero; un cilindro de metal con un grifo dorado en la base. En una copa grande, nunca en vaso, Pedro, “El Aguardentero”, echaba [...]  Más»

Sería un detalle

Juani Boto

Últimamente me han preguntado varias personas qué está pasando en el ayuntamiento. Que se está hablando mucho de una moción de censura, que cómo Luis Aragón va a cometer esa locura, que si Novo no para de enredar…Obviamente, la gente que me pregunta a mí, muy benavidistas no son.

El caso es que algunas de las personas que me han preguntado, me decían enfadados: como vosotros apoyéis [...]  Más»

Aragón, hable con ella

J Celorrio

El asunto de los Más Almuñécar la Herradura y su llave de gobierno se está convirtiendo en un roman a clef. Uno porque habla mucho en los cafés, para eso es encargado de comunicación, y el otro porque no habla nada, para eso es concejal, han convertido para algun@s la semana en una comedia entretenida, pero con visos de drama a lo Almodóvar en su Silencio que era [...]  Más»

Esclerosis

Francisco Cervilla

Abatido ante el desastroso ensayo de una de sus obras de teatro, Mihail Sebastian (Rumanía, 1907-1945) escribía en su Diario: “Nadie interpreta nada. Cada uno viene con sus gesticulaciones, con sus quejidos, con su tos de casa y lo aplican en el papel que están representando. Eso es todo”.

Se refería el escritor rumano a la apatía del actor por el texto, al desinterés por el personaje [...]  Más»

Cuando pica la medusa

Javier Celorrio

¿Vuelve el calor? Es lo primero que me pregunto al despertarme. Hoy no siento el alivio fresco de ayer, decir alivio es decir acaso un grado menos, cuando al abrir la ventana una brisa de amanecer pareció advertirme que el día no tendría advocación de San Lorenzo con parrilla incluida. Pero hoy, el santito espetado y del que en estos días se celebrará onomástica, quiere que sepamos de [...]  Más»

El duelo en tiempos obscenos

Francisco Cervilla

En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni [...]  Más»