lunes, 18 de diciembre de 2017     Síganos en:      

Costa Digital

El duelo en tiempos obscenos

20 de agosto del 2015

Autor: Francisco Cervilla


En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni forzar a otros a hacerlo. El título mismo de este artículo aleja a eventuales lectores.
Pero el hombre, para hacerla soportable, inscribe la muerte en la vida. A ese proceso responde el tiempo de duelo. Dolor por una pérdida irreparable a la vez que desafío a la subjetividad.
En este contexto discursivo paradójico, de aspiración a una protésica felicidad, la censura social recae sobre el duelo, privando al sujeto en duelo de los recursos para restituir sus coordenadas simbólicas, quebrantadas por una pérdida irreemplazable. La farmacopea ocupa ahora su lugar.
No hablamos en términos absolutos. No es igual para todos. Para el artista, por ejemplo, su obra creativa puede ser la vía por la que tramitarlo.
Mucha literatura ha sido escrita bajo el tiempo del duelo.
El dolor de W.H. Auden, al fallecimiento de su compañero, palpita en su estremecedor Blues funerario, que adquirió notoriedad al ser recitado en una emotiva escena de la película Cuatro bodas y un funeral. El poeta puso palabras al agujero que se abrió en su existencia. Todo perdió sentido para él. En su poema clama por parar el tiempo, apagar el fulgor de las estrellas y silenciar la música, exige esconder la luna, derribar el sol, vaciar la inmensidad de los océanos o barrer los bosques En ese tiempo nada en el mundo le servía para nada, salvo el hecho mismo de escribir sobre el abatimiento de su universo.
Richard Ford se enfrentó a la muerte de su madre escribiendo sobre ella. Consiguió un relato contenido, cuidadoso con su intimidad y eficaz en su objetivo: recuperar del olvido la historia común, dejar testimonio de su existencia, retrasar la supresión de sus huellas -tan frágiles siempre- en este mundo. No escribe una novela sobre el mito familiar para taponar su duelo. Por el contrario, las preguntas del escritor sobre su madre y los atisbos de respuestas, rastrean el deseo que la habitó más allá de su papel materno. Algunas preguntas le quedan abiertas, sin posibilidad de conclusión.
Esa breve memoria sobre su madre, la que él contenía sobre ella, es una muestra de gratitud y respeto a la mujer que también fue. No sólo madre. O no toda madre. El deseo que la humanizó, y la humaniza para él, fue la condición para perderla. Entregarla a la muerte una vez muerta, aun sabiéndola insustituible.
Sólo ese acto, doloroso, dilatado y a la larga calmante, permite finalizar un duelo: cederle a la Parca lo que ha quitado.

Artículos de Opinión

Un bar en la esquina

Tomás Hernández


    El bar era un cuarto pequeño con una barra de madera oscura y una estantería que alguna vez fue verde,  con unas pocas botellas mortecinas de etiquetas borrosas. En un rincón de la escueta barra hervía el agua en una especie de samovar casero; un cilindro de metal con un grifo dorado en la base. En una copa grande, nunca en vaso, Pedro, “El Aguardentero”, echaba [...]  Más»

Sería un detalle

Juani Boto

Últimamente me han preguntado varias personas qué está pasando en el ayuntamiento. Que se está hablando mucho de una moción de censura, que cómo Luis Aragón va a cometer esa locura, que si Novo no para de enredar…Obviamente, la gente que me pregunta a mí, muy benavidistas no son.

El caso es que algunas de las personas que me han preguntado, me decían enfadados: como vosotros apoyéis [...]  Más»

Aragón, hable con ella

J Celorrio

El asunto de los Más Almuñécar la Herradura y su llave de gobierno se está convirtiendo en un roman a clef. Uno porque habla mucho en los cafés, para eso es encargado de comunicación, y el otro porque no habla nada, para eso es concejal, han convertido para algun@s la semana en una comedia entretenida, pero con visos de drama a lo Almodóvar en su Silencio que era [...]  Más»

Esclerosis

Francisco Cervilla

Abatido ante el desastroso ensayo de una de sus obras de teatro, Mihail Sebastian (Rumanía, 1907-1945) escribía en su Diario: “Nadie interpreta nada. Cada uno viene con sus gesticulaciones, con sus quejidos, con su tos de casa y lo aplican en el papel que están representando. Eso es todo”.

Se refería el escritor rumano a la apatía del actor por el texto, al desinterés por el personaje [...]  Más»

Cuando pica la medusa

Javier Celorrio

¿Vuelve el calor? Es lo primero que me pregunto al despertarme. Hoy no siento el alivio fresco de ayer, decir alivio es decir acaso un grado menos, cuando al abrir la ventana una brisa de amanecer pareció advertirme que el día no tendría advocación de San Lorenzo con parrilla incluida. Pero hoy, el santito espetado y del que en estos días se celebrará onomástica, quiere que sepamos de [...]  Más»

El duelo en tiempos obscenos

Francisco Cervilla

En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni [...]  Más»