martes, 16 de julio de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

El duelo en tiempos obscenos

20 de agosto del 2015

Autor: Francisco Cervilla


En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni forzar a otros a hacerlo. El título mismo de este artículo aleja a eventuales lectores.
Pero el hombre, para hacerla soportable, inscribe la muerte en la vida. A ese proceso responde el tiempo de duelo. Dolor por una pérdida irreparable a la vez que desafío a la subjetividad.
En este contexto discursivo paradójico, de aspiración a una protésica felicidad, la censura social recae sobre el duelo, privando al sujeto en duelo de los recursos para restituir sus coordenadas simbólicas, quebrantadas por una pérdida irreemplazable. La farmacopea ocupa ahora su lugar.
No hablamos en términos absolutos. No es igual para todos. Para el artista, por ejemplo, su obra creativa puede ser la vía por la que tramitarlo.
Mucha literatura ha sido escrita bajo el tiempo del duelo.
El dolor de W.H. Auden, al fallecimiento de su compañero, palpita en su estremecedor Blues funerario, que adquirió notoriedad al ser recitado en una emotiva escena de la película Cuatro bodas y un funeral. El poeta puso palabras al agujero que se abrió en su existencia. Todo perdió sentido para él. En su poema clama por parar el tiempo, apagar el fulgor de las estrellas y silenciar la música, exige esconder la luna, derribar el sol, vaciar la inmensidad de los océanos o barrer los bosques En ese tiempo nada en el mundo le servía para nada, salvo el hecho mismo de escribir sobre el abatimiento de su universo.
Richard Ford se enfrentó a la muerte de su madre escribiendo sobre ella. Consiguió un relato contenido, cuidadoso con su intimidad y eficaz en su objetivo: recuperar del olvido la historia común, dejar testimonio de su existencia, retrasar la supresión de sus huellas -tan frágiles siempre- en este mundo. No escribe una novela sobre el mito familiar para taponar su duelo. Por el contrario, las preguntas del escritor sobre su madre y los atisbos de respuestas, rastrean el deseo que la habitó más allá de su papel materno. Algunas preguntas le quedan abiertas, sin posibilidad de conclusión.
Esa breve memoria sobre su madre, la que él contenía sobre ella, es una muestra de gratitud y respeto a la mujer que también fue. No sólo madre. O no toda madre. El deseo que la humanizó, y la humaniza para él, fue la condición para perderla. Entregarla a la muerte una vez muerta, aun sabiéndola insustituible.
Sólo ese acto, doloroso, dilatado y a la larga calmante, permite finalizar un duelo: cederle a la Parca lo que ha quitado.

Artículos de Opinión

A todos y cada uno de vosotros gracias

Olga Ruano


No sé qué decir ni cómo hilar las emociones que me habéis provocado. Tantos agradecimientos y reconocimientos que han llegado a alarmar a algún conocido alejado de estas tierras, pensando éste que yo era presa de alguna dolencia. Ya sabéis, nuestro país es muy dado a las alabanzas cuando uno ha entregado la cuchara o le queda un telediario.
Ocho años magníficos que me habéis brindado para, [...]  Más»

La producción de azucar de caña; los trapiches, aduanas e ingenios en Almuñécar

Elena Navas


Almuñécar, nombre que procede de al-munakkar, la fortaleza de “la colina”, así la llamaron los musulmanes del s. VIII, que por su privilegiada ubicación, se ve favorecida por el mar y por dos ríos de agua dulce en abundancia, el rio Seco y el río Verde, la convierten en un territorio de temperatura agradable y muy fértil para la agricultura, al estar protegido entre montañas, resguardado de [...]  Más»

Elogio de la Cultura

Carta colectiva a Olga Ruano

A todos los que firmamos esta carta nos habría gustado un acto más solemne que esta sencilla muestra de gratitud para reconocer la labor de Olga Ruano y su equipo al frente de la Concejalía de Cultura durante los últimos ocho años, pero respetando su deseo hemos elegido esta forma más sencilla y más abierta.

Enumerar sólo algunos de los actos más destacados de su gestión, sería [...]  Más»

¿Percibimos nuestro estado actual como auténtico?

Bruno Wolf


Cuando observamos una fotografía antigua de un lugar con el que guardamos relación nos estamos poniendo delante un espejo, contraponemos nuestras concepciones con otras del mismo lugar separado por un espacio de tiempo. Valoramos tanto lo que estamos viendo como lo que ya conocíamos, es decir, estamos alterando nuestra concepción de un lugar particular.

Esta nueva perspectiva nos permite dar sentido a muchos aspectos que anteriormente [...]  Más»

El método del discurso

José María Sánchez Romera

Algunos, de forma paradójica, desde el materialismo histórico, profesan la misma suerte de fe que los cristianos cuando atribuyeron a Jesucristo la multiplicación de unos pocos panes y peces con los que alimentó a una muchedumbre que lo seguía. Desde la concepción sacralizada del sector público como gran distribuidor de la riqueza (cómo crearla es un problema que suelen soslayar), creen, y demostrado está lo contrario hasta el [...]  Más»

EL DISCURSO DEL MÉTODO y 2

José María Sánchez Romera


Con este artículo, producto junto con el anterior de una serie pensamientos acumulados, se pretende la continuación de la puesta en debate de algunas ideas con las que contribuir a la mejora de nuestra ciudad, muy lejos en su intención y contenido de proponer una especie de programa de puntos concretos en lo que serían unos objetivos de gestión municipal. Ahora damos vuelta al título de la [...]  Más»