martes, 26 de mayo de 2020     Síganos en:      

Costa Digital

El duelo en tiempos obscenos

20 de agosto del 2015

Autor: Francisco Cervilla


En la época de los realitys televisivos, cuyos participantes, en ausencia de pudor propio y ajeno, muestran los aspectos más íntimos de su vida, hablar de la muerte se ha convertido en un hecho obsceno.
La muerte, señala el historiador francés, P. Ariès, “se ha convertido en un tabú, en algo innombrable”. Igual que antiguamente sucedía con el sexo, no se debe hablar de ella en público, ni forzar a otros a hacerlo. El título mismo de este artículo aleja a eventuales lectores.
Pero el hombre, para hacerla soportable, inscribe la muerte en la vida. A ese proceso responde el tiempo de duelo. Dolor por una pérdida irreparable a la vez que desafío a la subjetividad.
En este contexto discursivo paradójico, de aspiración a una protésica felicidad, la censura social recae sobre el duelo, privando al sujeto en duelo de los recursos para restituir sus coordenadas simbólicas, quebrantadas por una pérdida irreemplazable. La farmacopea ocupa ahora su lugar.
No hablamos en términos absolutos. No es igual para todos. Para el artista, por ejemplo, su obra creativa puede ser la vía por la que tramitarlo.
Mucha literatura ha sido escrita bajo el tiempo del duelo.
El dolor de W.H. Auden, al fallecimiento de su compañero, palpita en su estremecedor Blues funerario, que adquirió notoriedad al ser recitado en una emotiva escena de la película Cuatro bodas y un funeral. El poeta puso palabras al agujero que se abrió en su existencia. Todo perdió sentido para él. En su poema clama por parar el tiempo, apagar el fulgor de las estrellas y silenciar la música, exige esconder la luna, derribar el sol, vaciar la inmensidad de los océanos o barrer los bosques En ese tiempo nada en el mundo le servía para nada, salvo el hecho mismo de escribir sobre el abatimiento de su universo.
Richard Ford se enfrentó a la muerte de su madre escribiendo sobre ella. Consiguió un relato contenido, cuidadoso con su intimidad y eficaz en su objetivo: recuperar del olvido la historia común, dejar testimonio de su existencia, retrasar la supresión de sus huellas -tan frágiles siempre- en este mundo. No escribe una novela sobre el mito familiar para taponar su duelo. Por el contrario, las preguntas del escritor sobre su madre y los atisbos de respuestas, rastrean el deseo que la habitó más allá de su papel materno. Algunas preguntas le quedan abiertas, sin posibilidad de conclusión.
Esa breve memoria sobre su madre, la que él contenía sobre ella, es una muestra de gratitud y respeto a la mujer que también fue. No sólo madre. O no toda madre. El deseo que la humanizó, y la humaniza para él, fue la condición para perderla. Entregarla a la muerte una vez muerta, aun sabiéndola insustituible.
Sólo ese acto, doloroso, dilatado y a la larga calmante, permite finalizar un duelo: cederle a la Parca lo que ha quitado.

Artículos de Opinión

Mi parcela en la playa

Los dardos paquitinos

Gran ilusión tengo hoy: acabo de adquirir una parcela de arena en la playa . Yo quería en primera línea de orilla, pero ya sólo quedaba en la zona de Cotobro y allí tenía que hacerle un seguro porque viene un oleaje y se inunda declarándola zona catastrófica . Así, que me la he comprado en tercera línea, algo lateral, pero con vista al mar.

Y ustedes [...]  Más»

Aproximación a la literatura marroquí en español



Manuel Javier Sánchez Contreras




 Una de las singularidades que ha desarrollado Marruecos a lo largo de su devenir histórico, es la de llegar a ser un país plurilingüe; además de las lenguas locales, el beréber y el árabe marroquí, se habla francés y, frecuentemente,español. No olvidemos que el español es conocido en Marruecos desde 1492, muchos judíos expulsados de España se establecen en el país vecino. Y, aunque desconocidos [...]  Más»

Las cubetas de salazones del Cerro del Santo. Una interpretación errónea de las fuentes arqueológicas

José Ángel Ruiz Morales



Almuñécar, ciudad milenaria, guarda en su subsuelo la impronta de las diversas culturas que han poblado sus tierras. Los hallazgos fortuitos se han producido en diversas épocas más o menos remotas. En el siglo XVII al adecentar la entrada de la nueva iglesia, que acababa de construirse, se descubrió una tumba fenicia cuyo rico ajuar nos describe ellicenciado Juan Herrero de Almansa autor del manuscrito “Almuñécar [...]  Más»

Poder político y mercado

José María Sánchez Romera




    Como consecuencia de la singular época que nos ha tocado vivir estamos asistiendo al insólito mecanismo de funcionamiento de una democracia que consiste en una legislación emanada del Gobierno y no del Parlamento. Éste, al final queda transmutado en convidado de piedra que por razones de necesidad y emergencia que la situación impone se ve casi obligado a convalidar lo que el Ejecutivo ya [...]  Más»

Un domingo cualquiera

Los dardos paquitinos


Un domingo cualquiera ......este sería el gran resumen tras más de 40 días confinados. Quien hace la ley hace la trampa. Cuando Pablo dijo que los niños saldrían con un adulto era para que ese adulto ejerciera responsablemente con su labor de poder pasear con sus hijos respetando la norma impuesta de seguridad . Ver las imágenes de paseos en grupo de vecinos , ver decenas de [...]  Más»

Desconcierto cósmico

J Celorrio


"Sin embargo, no dudo que el tiempo, que continúa siendo el padre de las verdades futuras y que nos ha revelado muchas cosas que nuestros antepasados ignoraban, también manifestará a nuestros sucesores lo que nosotros ahora deseamos saber y no podemos"

                      El descubrimiento de un mundo en la luna, John Wilkins, 1638



"Cada uno de nosotros representamos un fenómeno altamente improbable en [...]  Más»