martes, 26 de mayo de 2020     Síganos en:      

Costa Digital

Esclerosis

17 de octubre del 2015

Autor: Francisco Cervilla


Abatido ante el desastroso ensayo de una de sus obras de teatro, Mihail Sebastian (Rumanía, 1907-1945) escribía en su Diario: “Nadie interpreta nada. Cada uno viene con sus gesticulaciones, con sus quejidos, con su tos de casa y lo aplican en el papel que están representando. Eso es todo”.

Se refería el escritor rumano a la apatía del actor por el texto, al desinterés por el personaje a encarnar, a la representación basada en la declamación de un guion memorizado pero no incorporado.

La bisagra entre una obra de teatro y el espectador es el actor. Es el actor el que proporciona, a través de su interpretación, la diferencia que existe entre leer una obra y verla representada. Y esa articulación le estalla de frente a Mihail Sebastian en un momento muy frágil de su vida, cuando busca hacerse un hueco en el mundo literario de su país, en un tiempo convulso, prebélico, fascistoide.

La interpretación consiste tanto en explicar un texto, como en traducir o aclarar de diferentes modos lo que no se entiende, también en manifestar la propia opinión, o bien igualmente -lo que echaba de menos Sebastian- radica en representar o ejecutar una obra dándole una impronta personal, implicándose subjetivamente en ella, tomándose la libertad de vivificar al personaje. En eso reside el talento y el genio, en la capacidad para prestarse al papel enriqueciéndolo, dándole cuerpo a las palabras, dejándose llevar por ellas. Permitirse experimentarlas.

Al autor le pasó lo que nos sucede con muchos de nuestros políticos actuales: provocan desazón. Son malos y esclerosados actores de un texto o programa que no hacen propio, se muestran proclives a la teatralidad, a la consigna plana y a la palabra vacía. Forman un teatro de marionetas aburrido del que uno aprovecha el entreacto para marcharse, tras aguantar un buen rato esperando que aquello cambie.

La ausencia de generosidad desinteresada hace imposible la autonomía personal necesaria para la verdadera interpretación. Se vive atado a la estrategia partidista, al cálculo mezquino o al apego al cargo. No importa la crisis. “Crisis? What Crisis?”, cantaba Supertramp en los ‘70. El dispendio y el robo han continuado ininterrumpidamente. Esos han sido el tic y la tos de casa.

El texto que cuentan es el argumentario soplado, la idea única, la atribución al contrario de los propios errores, la repetición de mentiras hasta convertirlas en verdades. Suena a la letra goebbelsiana.

El teatro es exhibición y también exposición, riesgo. La mirada y la voz forman parte de su magia. Y cuando la voz logra envolver al espectador, éste consigue, a condición de entregarse, formar parte de la experiencia teatral. Intérprete y espectador son partícipes, asimétricos, de un mismo proceso.

En la escena pública de la política no existe tal interpretación. A fuerza de tergiversarla destruyen cualquier eventual causa común. Por eso, una vez caída las máscaras quedan la mentira y la incredulidad. Y ante tales actores sólo se abre un gran abismo.

Artículos de Opinión

Mi parcela en la playa

Los dardos paquitinos

Gran ilusión tengo hoy: acabo de adquirir una parcela de arena en la playa . Yo quería en primera línea de orilla, pero ya sólo quedaba en la zona de Cotobro y allí tenía que hacerle un seguro porque viene un oleaje y se inunda declarándola zona catastrófica . Así, que me la he comprado en tercera línea, algo lateral, pero con vista al mar.

Y ustedes [...]  Más»

Aproximación a la literatura marroquí en español



Manuel Javier Sánchez Contreras




 Una de las singularidades que ha desarrollado Marruecos a lo largo de su devenir histórico, es la de llegar a ser un país plurilingüe; además de las lenguas locales, el beréber y el árabe marroquí, se habla francés y, frecuentemente,español. No olvidemos que el español es conocido en Marruecos desde 1492, muchos judíos expulsados de España se establecen en el país vecino. Y, aunque desconocidos [...]  Más»

Las cubetas de salazones del Cerro del Santo. Una interpretación errónea de las fuentes arqueológicas

José Ángel Ruiz Morales



Almuñécar, ciudad milenaria, guarda en su subsuelo la impronta de las diversas culturas que han poblado sus tierras. Los hallazgos fortuitos se han producido en diversas épocas más o menos remotas. En el siglo XVII al adecentar la entrada de la nueva iglesia, que acababa de construirse, se descubrió una tumba fenicia cuyo rico ajuar nos describe ellicenciado Juan Herrero de Almansa autor del manuscrito “Almuñécar [...]  Más»

Poder político y mercado

José María Sánchez Romera




    Como consecuencia de la singular época que nos ha tocado vivir estamos asistiendo al insólito mecanismo de funcionamiento de una democracia que consiste en una legislación emanada del Gobierno y no del Parlamento. Éste, al final queda transmutado en convidado de piedra que por razones de necesidad y emergencia que la situación impone se ve casi obligado a convalidar lo que el Ejecutivo ya [...]  Más»

Un domingo cualquiera

Los dardos paquitinos


Un domingo cualquiera ......este sería el gran resumen tras más de 40 días confinados. Quien hace la ley hace la trampa. Cuando Pablo dijo que los niños saldrían con un adulto era para que ese adulto ejerciera responsablemente con su labor de poder pasear con sus hijos respetando la norma impuesta de seguridad . Ver las imágenes de paseos en grupo de vecinos , ver decenas de [...]  Más»

Desconcierto cósmico

J Celorrio


"Sin embargo, no dudo que el tiempo, que continúa siendo el padre de las verdades futuras y que nos ha revelado muchas cosas que nuestros antepasados ignoraban, también manifestará a nuestros sucesores lo que nosotros ahora deseamos saber y no podemos"

                      El descubrimiento de un mundo en la luna, John Wilkins, 1638



"Cada uno de nosotros representamos un fenómeno altamente improbable en [...]  Más»