miércoles, 13 de noviembre de 2019     Síganos en:      

Costa Digital

Las campanas doblan por ti

28 de octubre del 2019

Autor: José María Sánchez Romera



    Cuando el poeta inglés John Donne escribió el poema que termina con la frase que encabeza este artículo, Hemingway recogió otro de sus versos para su novela “Por quien doblan las campanas”, ambientada en nuestra Guerra Civil, nos quería decir con luminosa sencillez que no pensemos que todo lo que no nos ocurre en primera persona resulta intrascendente para nuestra vida. Hoy, fuera de Cataluña, oímos el repique de unas campanas que nos avisan de que hay un pavoroso incendio, no sólo en su sentido literal, sino también político y social, pero resulta que los bomberos se están empeñando en pisar las mangueras que les hemos dado.

    En 1.909, hace éste 110 años, se produjo la Semana Trágica de Barcelona. Con el motivo, o la excusa, del decreto del gobierno de Antonio Maura de enviar tropas de reserva a las posesiones españolas en Marruecos, en ese momento muy inestable, se produjo un estallido revolucionario que sumió la Ciudad Condal en el caos, la destrucción, quemas de edificios religiosos y oficiales, tiroteos y enfrentamientos armados. La consecuencia fue, como casi siempre que se producen sucesos de este tipo en España, que la manipulación política cerrólos ojos ante quienes originaron los disturbios, se olvidaron los desastres causados por los alborotadores y se centraron en lo que llamaron la represión, pasando por el mismo tamiz tanto el legítimo empleo de la fuerza como el ilegítimo. Nuestro país fue víctima de una campaña internacional feroz, sobre todo por la polémica ejecución del pedagogo Ferrer Guardia, y el gobierno presidido por Antonio Maura, tras enconados debates parlamentarios, cayó al admitir el Rey Alfonso XIII una dimisión del Presidente del Consejo, que se entendía que era meramente protocolaria como paso previo a una ratificación de la confianza real.

    El asunto puede que nos vaya sonando. Hace dos años y a consecuencia de la intentona secesionista del separatismo catalán, España se vio señalada en el extranjero como un país represor y de escasa calidad democrática (la “imperofobia” sin imperio). Las vulneraciones de derechos políticos de los diputados catalanes de la oposición, las violaciones de la Constitución, los ataques a las fuerzas de orden público, la resistencia y cerco a las mismas, los sabotajes y acciones ilegales de todo tipo, quedaron ocultos tras la campaña de desprestigio organizada y los mil heridos de los que nunca se supo más que la cifra. El Rey, preso seguramente de alguna alucinación, se vio en la necesidad de jugarse la Corona y ponerse al frente de la Nación en cumplimiento de su deber como garante de los derechos constitucionales de todos los españoles. Y el Gobierno junto con los partidos constitucionalistas, seguramente afectados por la misma distorsión cognitiva, decidieron, por primera vez en democracia, aplicar el artículo 155 de la Constitución ante lo que a  la mayoría nos pareció hechos de enorme gravedad.

    Justo casi dos años después, el Tribunal Supremo mediante un exhaustivo examen de aquellos hechos, en la Sentencia que conocimos el día 14 de octubre, estableció como probado que hubo numerosos actos violentos, pero que en el ánimo de los autores de todo aquello pesaba un afán negociador y no el de rebelarse contra la legalidad vigente. Esto es una ficción judicial, hay que decirlo claro, porque va contra los datos que el propio Tribunal relata y vendría a ser algo así como afirmar que Jack el Destripador no quería matar, sino que su intención era aprender anatomía humana. Se declaró, por ejemplo, la república catalana separada del Estado Español, pero ello fue en realidad como si a usted le venden una alfombra de Tetuán diciéndole que es persa, una nadería. Los habitantes de Cataluña fueron engañados haciéndoles creer que caminaban hacia la independencia cuando realmente sus dirigentes los llevaban hacia el diálogo (concepto bello por sí mismo en estos tiempos en que la nada es algo). Un diálogo eso sí reforzado con violencia y conculcación flagrante de todas las leyes posibles, se supone quecon el fin de hacer creíble el paripé que representaban los cabecillas del movimiento. Cómo podían controlar a los descontrolados los que habían provocado el descontrol si aquellos hubieran ido más lejos de lo que fueron o cómo se mide el grado de ilegalidad suficiente para discernir entre los impostado y lo real, es algo que la justicia no nos ha desvelado en su sentencia.

    Ciento diez años después vamos camino de otra semana trágica aunque esperemos, como magro consuelo, que sea menos trágica. Mientras tanto, seguramente porque ya hemos convenido legalmente que todo fue un sueño, la paz pública, la seguridad, los bienes de los ciudadanos, están siendo destruidos moral y materialmente por eso que ha sido declarado oficialmente una quimera en la que creyeron (¡pero serán idiotas!) millones de personas. Va a ser verdad que eso de soñar tiene sus peligros, sobre todo si no te despiertas a tiempo. El miércoles día 16 de octubre el Jefe del Gobierno habló de moderación y proporcionalidad a la gente de bien al mismo tiempo que los inmoderados y los desproporcionados hacían arder Barcelona por los cuatro costados para dejarle claro lo pensaban del mensaje. El oxímoron presidencial, como el judicial, dejó a mucha gente perpleja.

    La paradoja está en que los alborotadores son los primeros sorprendidos por las consecuencias de lo ocurrido y han debido pensar que si lo de hace dos años está mereciendo estas respuestas, un empujón más y más fuerte que el anterior puede hacer caer el edificio. Contra lo que pensamos, los que seguimos haciendo todavía nuestra vida normal, estamos bajo el mismo  techo que los catalanes y si se desploma nos va a caer encima. No es una cuestión de Cataluña, Cataluña no es la cuestión, es un asunto de los españoles y deEspaña como asunto que no terminamos de cerrar por falta de una mínima autoestima. Y nos va a todos mucho en ello. En poco menos de un mes quienes tienen la responsabilidad de dirigir la nación, los poderes ejecutivo, legislativo y judicial (aunque a veces cueste distinguirlos) deberían obtener un mensaje claro de lo que pensamos para que actúen en consecuencia. Puede que haya alguna cosa que rectificar.

P.S.: Es curioso cómo, cuando se teoriza sobre la amenaza del totalitarismo, el ejemplo de Churchill sale a relucir. La defensa de la democracia, la firmeza de las convicciones, la lucha hasta el final por la libertad. ¿Cuándo pasarán algunos de las musas al teatro?



J0osé María Sánchez Romera

Artículos de Opinión

Las campanas doblan por ti

José María Sánchez Romera


    Cuando el poeta inglés John Donne escribió el poema que termina con la frase que encabeza este artículo, Hemingway recogió otro de sus versos para su novela “Por quien doblan las campanas”, ambientada en nuestra Guerra Civil, nos quería decir con luminosa sencillez que no pensemos que todo lo que no nos ocurre en primera persona resulta intrascendente para nuestra vida. Hoy, fuera de Cataluña, oímos [...]  Más»

¿Quo Vadis?

Max Estrella

Vuelvo a permitirme la licencia de utilizar el titulo de una película, para encabezar o titular mi pequeña reflexión de hoy. Mas que nada me interesa la traducción del titulo al castellano, ¿A donde vas? Y yo añadiría “triste de ti” como decía la famosa canción también relacionada con el cine...y se la haría al PSOE de Almuñécar, un partido fundado hace mas de cien años, que siempre [...]  Más»

El Relato

Tomás Hernández

Algunas modas verbales tienen un éxito rutilante y casi siempre efímero. Sería larga la lista de palabras y expresiones en desuso que, sin embargo, fueron tan usadas por todos durante tanto tiempo.

    Hoy la palabra de moda es “el relato”. No hay día en que no la leamos en los titulares de los periódicos o la oigamos en las tertulias, en las declaraciones de personajes públicos [...]  Más»

La Bóveda

Elena Navas



El Paseo por la Historia de hoy, más que paseo es una auténtica excursión, porque para realizar la visita de hoy vamos a tener que hacer auténtico senderismo, además de ir bien preparados, porque hay nada más y nada menos que 15 km de distancia, que vamos a recorrer caminando por un sendero con fuertes pendientes, pero muy bonito, ascendiendo poco a poco, en dirección al [...]  Más»

¿Votar? No, muchas gracias. Mi poder es mío

Isaac Cabrera Bofill


Cada cierto tiempo el pueblo es llamado a las urnas con el propósito de elegir gobierno y afianzar aún más los cimientos de esta falsa democracia en beneficio, por supuesto, de la élite. Digo falsa democracia porque es imposible negar la evidencia. Si han leído la novela de George Orwell, 1984, recordarán que el gobierno totalitario estableció y desarrolló la neolengua, una forma de manipular el lenguaje [...]  Más»

TodoSeDesvanece

LaColumnaDelLunes



Semana plomiza  con cielo denso en nubes que no se desploman en lluvia, pero de las que emana una gasa  de humedad que traspasa la ropa hasta llegar a la carne, sudando ésta como suda el aire y que cansa el cuerpo. Se extenúa el verano en estos días con color viejo y polvoriento de maquillaje que avaricia juventud y cuyo exceso logra el efecto contrario [...]  Más»