lunes, 24 de febrero de 2020     Síganos en:      

Costa Digital

Imágenes de Auschwitz

04 de febrero del 2020

Autor: Tomás Hernández




El solo nombre de Auschwitz ha ensombrecido el universo formado por los miles de campos de concentración que sembró el nazismo en Europa. Auschwitz, el horror de Auschwitz, también se ha visto reducido a las imágenes de las máquinas excavadoras arrastrando a montones los cadáveres esqueléticos. Ambas reducciones, la de los nombres de todos los campos en uno solo y la de la escena final de las excavadoras, simplifican la realidad. El premio Nobel Imre Kerstész, superviviente de Auschwitz, dijo que “las imágenes de montones de cadáveres se cierran sobre sí mismas sin que nada más puedan ofrecer, agotando y desalentando la capacidad de imaginación”.

    Tomo esta cita del excelente artículo del profesor Pedro Payá López, Universidad de Alicante, quien aclara que las inhumanas imágenes del acarreo de cuerpos “evitaban imaginar algo mucho peor que escondía el significado último del acontecimiento: el infierno moderno, científico, técnico, burocratizado de una fabricación de cadáveres en serie supervisada por hombres ordinarios, no por seres diabólicos”. Las imágenes del infierno que el mundo occidental tenía hasta entonces, eran las representaciones medievales, pero el envilecimiento y el dolor de los campos no era ni siquiera imaginable. El infierno ya no era cosa del más allá, estaba aquí y lo habían edificado los hombres. Sus verdugos no eran seres diabólicos, sino hombres como nosotros, funcionarios, guardias, médicos, cocineros.

    El primer campo liberado por los rusos fue el de Majdanek, cerca de Lublín, también en Polonia. Majdanek fue tomado por sorpresa, julio de 1944, como si el espanto se hubiera interrumpido de repente, un día cualquiera. Las imágenes que lo mostraron fueron interpretadas en algunos periódicos y radios europeas como propaganda soviética. Había un trasfondo ideológico en esa desconfianza, pero no es este el momento de extenderse para hablar de ese rechazo. Por la experiencia de Majdanek, los rusos dieron poca difusión al descubrimiento de Auschwitz el 27 de enero de 1945.

    El libro de Laurence Rees, “Auschwitz”, trata, entre otras cosas, sobre la prevalencia de Auschwitz como representación totémica del universo concentracionario a partir de la difusión de las imágenes en los juicios de Nuremberg en 1945-1946. En los últimos años se han publicado ensayos y memorias de supervivientes del último de los campos nazis, Bergen-Belsen, liberado en abril de 1945, sobre todo a partir de la proyección de un documental que había sido desterrado, durante casi medio siglo en los sótanos del Ministerio de la Guerra británico. Puede verse en Youtube, “Memory of the camps”. Con el material filmado por el ejército británico durante la liberación, el director inglés Bernstein montó el documental. Intervino en el montaje Hitchcock,  que sugirió que las escenas se filmaran siempre en un plano continuo para evitar las sospechas de manipulación. Lo descubierto en Bergen-Belsen, ya en territorio alemán, hizo incontestable el terror  nazi. Los mismos montones de cadáveres, los mismos esqueletos andantes. Los presos habían sido abandonados a su suerte días antes de la liberación, sin agua, sin víveres. Los médicos clasificaron a los presos en tres categorías: los sanos, que podían andar hasta los puestos de reparto de comida; los enfermos, impedidos por cualquier rincón del campo e incapaces de moverse y los desahuciados, que se arrinconaban junto a los montones de muertos. Con el material rodado, Willy Wilder hizo otro montaje en los Estados Unidos. Se proyectó en sesión privada y también fue silenciado.

    Los supervivientes de los campos nazis empezaron a convertirse, pronto, en un testimonio incómodo. Las memorias de Hanna Lévy-Hass describen, con realismo y decepción, este rechazo, la hipocresía social que la convirtió, de nuevo, en víctima inocente.

Tomás Hernández.

Artículos de Opinión

Imágenes de Auschwitz

Tomás Hernández



El solo nombre de Auschwitz ha ensombrecido el universo formado por los miles de campos de concentración que sembró el nazismo en Europa. Auschwitz, el horror de Auschwitz, también se ha visto reducido a las imágenes de las máquinas excavadoras arrastrando a montones los cadáveres esqueléticos. Ambas reducciones, la de los nombres de todos los campos en uno solo y la de la escena final de [...]  Más»

Pedro Sánchez o cuando la táctica es estrategia

José María Sánchez Romera

Ya tenemos Gobierno, Presidente y Ministros, en plenas facultades legales en tanto que otorgadas las debidas atribuciones por el Parlamento al investir a Pedro Sánchez como cabeza del Ejecutivo. Nos han dicho de forma reiterada que un gobierno con funciones ejecutivas íntegras es imprescindible para el funcionamiento normal del Estado, idea que no comparto, pero que se aleja del objeto de estas líneas. En todo caso, ya está [...]  Más»

De amaneceres y lexatines

Cesarión Stuart

Antes, cuando la loca juventud, veíamos el amanecer bajo el efluvio de alcoholes varios, cuerpos y mucho tabaco. La noche y su farra traspasaba a la madrugada y se hacía día maquillando la mirada con cristales ahumados para seguir viendo lo oscuro en los vasos borrosos de hielo y whisky. Hoy los alboreares  los vemos y los retratamos por un ponerlo en instagram con su correspondiente #, porque [...]  Más»

Los barcos

J Celorrio

Todos los navíos que habían traspasado ese límite se habían perdido con toda su tripulación, sin que regresase un solo hombre con vida y sin tener jamás noticias de ellos.
En torno a nuestra nave el mar se extendía sin límites, como un océano. La isla ya no se veía.
Elsa Morante (La isla de Arturo)

Los barcos

"Hacia el poniente, del lado que mira sobre [...]  Más»

España convulsiona

José María Sánchez Romera

Sería inexacto titular estas líneas “España convulsa”, porque cambiando una palabra nos alejaríamos de la verdad. Y ya llevamos muchos años utilizando la semántica para ocultar lo que algunos no quieren que veamos. Me explico. Una España convulsa sería aquélla presa de diferentes problemas que agitarían la vida nacional de forma más o menos grave, cuestiones contingentes, pero transitorias, o superables al fin por una sociedad unida en [...]  Más»

En primera persona. Memorias del “Antigua Sexi”

Tomás hernández

    En aquel instituto los pasillos eran un largo barandal que daba a los patios de recreo, sobre las copas de los árboles, nísperos, palmeras, aguacates. En aquel instituto no había pasillos ni clases encerradas y la luz del mar entraba por todas partes.

    Allí haría amigos de lealtad y charlas después de las reuniones (consejos, claustros, seminarios) en la barra de un bar. Sin muchos [...]  Más»