viernes, 19 de enero de 2018     Síganos en:      

Costa Digital

Incertidumbre del sistema público de Seguridad Social / Francisco Contreras Escribano

15 de diciembre del 2017

Imprimir Noticia | Comentar esta noticia


Las reformas laborales que tuvieron lugar durante los mandatos del Presidente José Luís Rodríguez Zapatero y del actual M. Rajoy no han resuelto en la manera prevista por sus precursores los graves problemas que afectan al trabajo en España. La tasa de paro soportada y que se sitúa para el tercer trimestre de 2.017 en un 16,38% de la población activa, viene a confirmar el diluido efecto de estas medidas que por sí solas se muestran incapaces de doblegar la realidad laboral. Sin embargo dependiendo del sentir ideológico de quien analice los datos, se pueden llegar a conclusiones diferenciadas.

Lo que no queda sujeto a interpretación son los hechos objetivos que se han venido
sucediendo desde el año 2.012 a partir del cual se ha experimentado una disminución de la población en España cercana a los 300.000 habitantes, y a su vez una disminución de la población activa hasta el primer trimestre de 2.017, (suma de parados y ocupados) de alrededor de 800.000 personas. Estas circunstancias han dado lugar a un fenómeno engañoso que consiste en la constatación de un descenso de los parados a un ritmo superior al que se crea empleo. Lo anterior se visualiza a la luz de los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística referidos al tercer trimestre de 2.017 donde el nivel de ocupación asciende a 19.049.000 personas ocupadas, lo que supone una variación en la ocupación del 2,82% con respecto al año anterior. Por otra parte el número de parados asciende a 3.731.700 trabajadores lo que supone una variación anual del 13,63% con respecto a los parados registrados en el año anterior, o lo que es igual, un aumento de la ocupación en ese porcentaje ha provocado un descenso del número de parados, en términos porcentuales con
respecto a la tasa del año anterior, verdaderamente impresionante. Mas llamativo es el hecho en sí mismo cuando se comprueba que la tasa de actividad ha caído un 0,36%.

De haberse mantenido la población activa en los índices del año 2.012 la tasa de paro seguiría por encima del 20%, téngase presente que 800.000 trabajadores han sido expulsados de la población activa desde ese año y mas de dos millones desde el año 2.008, y que por tanto han dejado de cotizar y es en este contexto, unido al descenso salarial y de cotización y al aumento de la contratación a tiempo parcial entre otros factores lo que pone en peligro el mantenimiento de las prestaciones derivadas del sistema público de seguridad social

El gobierno de M. Rajoy ha recurrido sistemáticamente al Fondo de Reserva de pensiones hasta dejarlo técnicamente agotado, actualmente el fondo neto es de 5.600 millones y se necesitan 9.500 millones para hacer frente al pago de la extra de navidad por lo que el pasivo que acumulará será de alrededor de 4.000 millones, esto significa que la seguridad social entra en deuda a partir de diciembre.

Da la impresión que aquel lapsus pronunciado por la actual Ministra de Defensa Doña María Dolores de Cospedal, “hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país adelante” cobran actualidad a la luz de la trayectoria descrita. Primero los ataques fueron dirigidos contra los derechos de los trabajadores materializado todo ello en restricciones y en merma de la calidad de vida y ahora les toca a las pensiones; una vez agotada la hucha de las pensiones, ¿cuál es el siguiente paso?, ¿seguir endeudando a la seguridad social hasta hacerla inviable y apostar por lo privado, donde los precios del aseguramiento sean precio-aceptantes y expulsen del sistema a enfermos crónicos que enturbien la cuenta de resultados de las compañías aseguradoras?.