El conejo es para el verano

Facebook
Twitter
WhatsApp

El conejo es para el verano

Durante la época estival, solemos cometer más excesos y despreocupar nuestra alimentación. En este contexto, la carne de conejo puede ayudarnos a mantener nuestros hábitos de vida saludables dado su adecuado perfil nutricional. Conviene recordar que es una carne blanca, magra, con muy bajo contenido en grasa y pocas calorías (sólo 131 kcal/100 gramos). La llegada del buen tiempo es un buen momento para diversificar la dieta descubriendo nuevos sabores y platos en nuestras reuniones y comidas veraniegas.

En verano, debido a las altas temperaturas, el cuerpo está más expuesto a sufrir deshidratación, daño oxidativo. En este sentido, la carne de conejo también puede ser un aliado que aporte un extra de minerales como el selenio, ideales para ayudar a contrarrestar estos efectos perjudiciales que se pueden producir por largas jornadas veraniegas.

Una ración de carne de conejo aporta más del 100 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina B3, casi el 40 % de vitamina B6 y el triple de las necesidades de vitamina B12.
Igualmente, la carne de conejo tiene un alto contenido de fósforo, y es fuente de selenio y potasio. Su contenido en sodio es bajo, y ello contribuye a mantener la tensión arterial normal.

Gracias a sus propiedades nutricionales y sus características organolépticas, se puede cocinar de múltiples formas manteniendo sus excelentes características. Es un alimento que se puede encontrar en recetas tradicionales, así como en otras más originales y admite una amplia variedad de preparaciones culinarias: a la plancha, al horno, salteado, estofado, cocido, guisado o confitado. Además, se adapta perfectamente a un plato rápido, a un día de barbacoa, a la bolsa de comida para un día de playa o piscina y las comidas de verano en familia o con amigos.

Dónde comprarlo:

Carnicería Romera en calle Guadix de Almuñécar