La revista de Almuñécar y la Costa Tropical
Luna Nueva

Cuidado donde dejamos el bolso, el móvil, las tarjetas

 

 

Carpeta J. Celorrio

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a una mujer de cincuenta y cinco años de edad, sin antecedentes policiales, como presunta autora de un delito de hurto de dos monederos que contenían dinero y tarjetas bancarias, y de un delito de estafa tras descubrir que había utilizado dichas tarjetas bancarias fraudulentamente.

Las víctimas del robo fueron la propietaria y una de las trabajadoras de una peluquería de Amilla y la investigada una de las clientas que acudieron el pasado día 14 de febrero al establecimiento.

Marina Playa

La investigada consiguió colarse en una habitación reservada y se apoderó del monedero de ambas. Los monederos contenían documentación, dos tarjetas bancarias y dinero en efectivo.

Al denunciar el hurto en el acuartelamiento de la Guardia Civil de Armilla, una de las víctimas aportó a la denuncia un extracto de los cargos que la ladrona había hecho en su tarjeta bancaria en establecimientos comerciales de Armilla y Churriana de la Vega antes de que pudiera anularla.

Los agentes de la Guardia Civil que se encargaron de la investigación dirigieron sus pesquisas a estos establecimientos y en uno de ellos las cámaras de seguridad habían grabado imágenes de la sospechosa. La segunda parte de la investigación fue localizar a la presunta ladrona, algo más complicado al tratarse de una mujer sin antecedentes policiales. No obstante consiguieron localizarla e investigarla por los delitos de hurto y de estafa.

También podría gustarte