viagra hombre comprar cialis generico riesgos donde comprar viagra cialis etc en espana in situ en que paises se compra viagra sine receta viagra sandoz donde comprar comprar cialis original sin receta como comprar cialis generico comprar viagra connect viagra en farmacia precios sin receta paga contra reembolso opiniones kamagra 100 comprar levitra generico 20 mg farmacia fildena com comprar viagra en pamplona comprar kamagra gel comprar cialis generico seguro foros cialis generico mejor precio donde comprar viagra de.mujer en sevilla cialis diario 5 mg precio levitra precio argentina cialis 5 mg precio en farmacia benavides precio de levitra precio cialis generico de 20 mg cenforce viagra online contrareembolso espana comprar viagra espana en mano madrid pedido generico cialis comprar cialis 20 mg contrareembolso precio de levitra en farmacias del ahorro cialis 5mg espana cialis 5 mg comprar online comprar cialis barato contrareembolso comprar viagra o similar en alicante sin receta levitra 20 mg comprar se puede comprar el generico de cialis en farmacias farmacia europea comprar levitra generico

El adoquín como metáfora / Tomás Hernández

Restaurante Calabre

 

Fue el desaparecido, políticamente hablando, Albert Rivera quien se presentó en un debate electoral con un adoquín en la mochila. Lo levantó delante de la cámara, como metáfora, supongo, de la barbarie callejera de moda aquellos días, ya no recuerdo cuál ni el motivo de la furia.

Rivera tuvo una ensoñación. Ciudadanos, Arrimadas, había ganado las elecciones en una Cataluña independentista, crecía el número de escaños y Rivera y sus consejeros vieron posible convertir al joven y ocurrente abogado en Jefe de la Oposición, algo que no existe, pero qué más da, un sueño es un sueño. Rivera vio pronto, en contra de lo que pregonaban los románticos del 68 francés, que el mar no estaba debajo de los adoquines. No vamos a repetir la historia por reciente.

Isabel Díaz Ayuso dio un paso más allá. Llevó su adoquín a la Asamblea de Madrid, imaginamos que, como Albert, para simbolizar la misma barbarie. Albert desapareció y la figura de Ayuso se agiganta; también Rivera vio crecer su imagen, poco tiempo, más allá de lo que hubiera imaginado. Rivera quería ser el Jefe de la Oposición, ya digo; Ayuso es la Oposición.

Nadira

Díaz Ayuso ha convocado unas elecciones que el presidente del partido no creía oportunas. Es muy posible que las gane. Ya ha elegido pareja de baile. De la inteligencia de Díaz Ayuso no tengo dudas, hay pruebas sobradas; sobre su estrategia de gobierno con Vox, no quiero imaginarlo.

Cuando Ayuso convocó las elecciones, dijo hacerlo en beneficio de Madrid y de España, porque ya se sabe, Madrid está en España y España es Madrid y ella, quizá lo piense a veces, la lideresa de todas las Oposiciones. Pero el mar no estaba debajo de los adoquines de las levantadas calles de París, ni en el esperpento de Rivera ni en la bufonada de Ayuso.

Se oscureció Rivera, brilla Ayuso, pero sus gestos, sus falacias, sus adoquines son los mismos. Los símbolos se llaman así por eso, porque conjuran, crean extrañas afinidades y unen destinos.

Tomás Hernández

Patronato de Turismo – La Furia del Mar
Te interesa