El Batracio Amarillo organiza una exposición  en apoyo en la lucha contra el bullying escolar

batracioamarillo
Facebook
Twitter
WhatsApp

 

Un centenar de dibujantes ha puesto su importante grano de arena en la lucha contra el bullying, uno de los principales problemas a que se enfrenta la comunidad escolar de todos los centros y rangos de edades y que ha generado, en los últimos años, no poca alarma social.

Los autores de esta muestra gráfica llegan de la mano de la revista El Batracio Amarillo, la genuina y veterana publicación motrileña que se ha empeñado en visibilizar una realidad que subyace en el ámbito estudiantil y “que requiere una respuesta contundente de toda la sociedad, y en particular de los propios estudiantes que deben entender que el respeto a sus compañeros, a su individualidad y a su diversidad, es algo tan positivo como necesario”, explicaba la alcaldesa de Motril, Luisa María García Chamorro, durante la inauguración de la exposición –realizada en paneles situados en los espacios exteriores- en el IES La Latina. En efecto, para la alcaldesa los centros educativos “son la piedra angular de la construcción del futuro académico y laboral de nuestros jóvenes, pero no olvidemos que deben ser un marco de convivencia y que sin ella todo lo anterior se quiebra”, decía la primera edil.

El Ayuntamiento de Motril está apoyando esta exposición itinerante que pretende irradiarse al conjunto de los IES y resto de centros educativos del municipio, siempre dentro de las medidas que impone la actual situación sanitaria, “pero que en cualquier caso es no sólo una idea fantástica, sino un mensaje claro y necesario destinado a los estudiantes y que, al mismo tiempo, apoya claramente la labor de los docentes”, decía la teniente de alcalde de Educación, Débora Juárez.

El director del IES La Latina, Francisco Javier Hernández, se mostraba satisfecho de que el centro acogiese esta iniciativa: “tiene un formato ideal con un mensaje muy profundo, que ha sido muy bien recibido no sólo por esta dirección sino por todo el profesorado, porque creemos que el mensaje puede calar en los alumnos”.

La intencionalidad de la muestra está bien definida. Su promotor y responsable de El Batracio Amarillo, Javier Martín, explicaba cómo la revista traspasa sus propias páginas para involucrarse en ámbitos de innegable repercusión social, y el bullying es uno de ellos: “El acoso escolar ya ha sido suficiente e innecesariamente silenciado. Es un problema y tenemos que llegar directamente a los alumnos y, al mismo tiempo, de herramientas a los docentes para generar actividades que ayuden a erradicar este problema”, señalaba Martín quien indica estar convencido “de la fuerza que tiene la síntesis del humor gráfico para llegar a la raíz de los problemas y poder ayudar a solucionarlos”.