28 de enero de 2021

El Consistorio sexitano lleva a cabo mejoras en el complejo de la Tercera Edad

Facebook
Twitter
WhatsApp

 

 

El Ayuntamiento de Almuñécar desde el Área de Tercera Edad y Mantenimiento han puesto en marcha unas obras que se están llevando a cabo en el recinto de las viviendas municipales de la Tercera Edad. La concejala de Bienestar Social, María del Carmen Reinoso, se personó junto con la edil responsable de Mantenimiento para hacer un seguimiento sobre la ejecución de las mismas.

 

Las obras se centran en una de las plazas, ubicada en la calle “Madroño” debido a que el suelo en esta zona, en su mayor medida, está ocupado por jardines, lo que dificulta el buen funcionamiento de las canalizaciones de agua, luz y telefonía. Además, esta problemática había incidido en la aparición de humedades en distintas viviendas de la zona.

 

“Lo que se pretende con esta obra es mejorar el saneamiento y conexiones de las viviendas del entorno y ensolar toda la parte que corresponde a la calle “Madroño” con la intención de evitar humedades en las viviendas, así como mejorar la accesibilidad a las mismas, a través de la construcción de dos rampas, las cuales irán dirigidas a la plaza que se reconstruye”, explica Reinoso

 

Por otro lado, se va reforzar y mejorar también el alumbrado de esa misma zona para que las personas mayores obtengan mayor visibilidad. “Nuestro propósito es que las personas residentes en el lugar, tengan un espacio seguro y protegido donde poder reunirse y realizar múltiples actividades al aire libre, respetando siempre las medidas de seguridad que recomiendan los sanitarios y, por supuesto, siempre que la climatología lo permita”, señala la edil de Tercera Edad.

 

Está previsto que las obras finalicen por completo en enero de 2021, aunque antes de que finalice este año, se espera haber terminado la reconstrucción de la plaza.

 

Las viviendas municipales de la Tercera Edad fueron construidas entre el año 1987 y 1988, siendo el año 1989 cuando se produjeron las primeras adjudicaciones.

 

Actualmente, todas estas viviendas continúan ejerciendo el mismo papel, que no es otro, que poder prestarles a nuestros mayores el mejor servicio y cuidado posible. Por lo que, periódicamente, se hace un seguimiento exhaustivo de cada una, valorando si se necesitan adaptaciones o reformas, así como de las personas que residen en las mismas.