«La cultura no debe parar», asegura el concejal de Cultura de Almuñécar

23
Restaurante Calabre

 

El área de Cultura del Ayuntamiento de Almuñécar no contará en este primer tramo del año 2021 ni con grandes eventos ni grandes concentraciones debido a la pandemia. Así lo confirma el concejal responsable del departamento cultural, Alberto Manuel García Gilabert. «Muy a nuestro pesar esta es la realidad» se lamenta el concejal, «pero las circunstancias así lo demandan». No obstante, García Gilabert en este sentido añade que «los eventos culturales no van a parar, sino que estamos adaptando nuestra agenda con eventos más locales o provinciales como conciertos de juventudes musicales, charlas, presentaciones de libros y discos, exposiciones y para ello contamos con nuestros artistas más cercanos para que no pare la actividad cultural».

Entre los que bailan en la agenda se encuentra el Festival de Teatro del Siglo de Oro, en coordinación con el Corral de Comedias de Almagro, este año no se celebrará en febrero y se pospone al próximo otoño, «siempre en función de como se desarrolle las circunstancias sanitarias». Un Festival que para la edición 2021 iba a incluir en su programación una obra de Shakespeare interpretada por un grupo ingles y como cortesía hacia la colonia extranjera sexitana tanto residente como la que elige el invierno para pasarlo en Almuñécar.

«Tengo muchos proyectos, tanto musicales como teatrales, pero manda la prudencia y es mejor poner el stand by y esperar a ver como se desarrolla la maldita pandemia. Tengo esperanzas que en verano podamos retomar en circunstancias normales los grandes eventos del verano, pero son esperanzas. Por el momento, y tras la experiencia del pasado año, el Festival de Jazz de Almuñécar, se mantendría tal como el año pasado con músicos nacionales, pero ahora mismo no puedo adelantar mucho más», asegura García Gilabert.

«Mientras tanto», adelanta el edil, «vamos a trabajar en actuaciones en las infraestructuras municipales y principalmente en las cuestiones museísticas como por ejemplo la legalización de los mismos y generar entre los tres espacios, Museo Claves, Cueva de Siete Palacios y el Museo del Castillo de San Miguel, una interpretación cronológica de nuestra historia arqueológica. También, ya tenemos adelantada una actuación como la de digitalizar un Mar de Historias, que antes eran visitas presenciales de los colegiales de nuestros municipios a los puntos arqueológicos de nuestra geografía y en las presentes circunstancias es imposible, y para ello se está trabajando en llevarlas mediante distintas herramientas tecnológicas a las aulas. Particularmente, estoy muy esperanzado en esta iniciativa que ampliará el conocimiento de nuestra historia entre el alumnado y que además puede tener aplicaciones para otros sectores»

Alberto Manuel García Gilaber no se amilana ante las dificultades y finaliza reiterando que «la cultura no debe parar, siempre que lo permitan las circunstancias».

Nadira