La Guardia Civil localiza dos plantaciones de marihuana en las estribaciones de Sierra Nevada desde el helicóptero

 

La Guardia Civil, en el marco de la operación Green Target contra el cultivo ilegal de cannabis sativa, se ha incautado de 656 plantas de cannabis sativa tras sobrevolar con el helicóptero el término municipal de Dúrcal y descubrir dos plantaciones de exterior en los parajes Arreadero y Pulpito, dos lugares de difícil acceso situados en las estribaciones de Sierra Nevada, en el borde del Parque Natural.

En esta actuación la Guardia Civil ha investigado a tres personas de entre treinta y sesenta y dos años de edad, de los cuales sólo el de mayor edad tiene antecedentes policiales por hechos similares, como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de droga.

El cultivo intensivo de cannabis sativa dentro de una vivienda genera una serie de indicios que permiten a la Guardia Civil su localización, ya sea el alto consumo de electricidad, los ruidos de los aparatos de aire acondicionado funcionando todo el día o el olor característico de estas plantas. Sin embargo localizar las plantaciones que crecen al aire libre resulta bastante más difícil porque normalmente crecen en lugares recónditos y de difícil acceso.

Es por ello que la Guardia Civil ha dispuesto que la Unidad Aérea de realicen vuelos de manera regular por la provincia de Granada para detectar desde el aire estas plantaciones de cannabis sativa.

En los primeros días de septiembre ya se descubrieron varias pequeñas plantaciones en las terrazas de algunas viviendas de Los Guájares o Lanjarón gracias a estos vuelos.

Estas dos últimas plantaciones se han descubierto después de que el equipo de Investigación Antidroga de la Compañía de la Guardia Civil de Armilla averiguara que entre los parajes Arreadero y Pulpito del término municipal de Dúrcal, a los que se llega después de cuarenta y cinco minutos en coche por un carril e montaña, estaban cultivando cannabis sativa. Como se trata de una zona abrupta y de difícil acceso, se dispuso que el helicóptero de la Guardia Civil participara en la búsqueda de la plantación.

Al sobrevolar la zona los guardias civiles descubrieron dos plantaciones, una más pequeña con 45 plantas de cannabis sativa en el paraje Pulpito y otra más grande con 611 plantas de gran tamaño en el paraje Arreadero.

Posteriormente los investigadores de la Guardia Civil averiguaron quienes eran las personas que custodiaban ambas plantaciones y los tres fueron investigados y puesto a disposición judicial por cultivo de droga. No obstante, la investigación no ha concluido y la Guardia Civil no descarta más detenciones.

Esta operación se incardina dentro de otra que está desarrollando la Guardia Civil a nivel nacional, la operación Miller contra el cultivo de marihuana.

Operación Miller

La droga ilegal más consumida en España es el cannabis. Por este motivo la Guardia Civil ha desarrollado esta operación contra instalaciones o plantaciones de cultivo de cannabis en todo el territorio nacional.

Esta operación se está materializando mediante el trabajo conjunto de las distintas Unidades del Cuerpo como Policía Judicial, Información, Seprona, Seguridad Ciudadana así como del apoyo fundamental del Servicio Aéreo para los reconocimientos de zona y localización de plantaciones.

Las capacidades de actuación integral de la Guardia Civil y los resultados citados, le convierten en referente internacional en la lucha contra este fenómeno.

El cultivo de marihuana

El cultivo de marihuana se ha extendido por España donde constituye un fenómeno creciente. De este modo, al ya conocido cultivo de marihuana de interior (macetas de domicilios particulares, garaje, etc.) como exterior (terrazas, pequeños jardines y parcelas) para consumo propio o para el pequeño tráfico, se unen las grandes plantaciones dedicadas al gran tráfico internacional promovidas por organizaciones y grupos criminales vinculados al crimen organizado transnacional, especialmente de la UE.

En estas plantaciones, desarrolladas tanto en el campo como en naves industriales o invernaderos, se emplean técnicas de selección genética y de cultivo intensivo mediante condiciones artificiales de calor y humedad que permiten obtener hasta cinco cosechas al año con un contenido en principio activo (THC) muy superior al obtenido con técnicas de cultivo tradicional, que obtiene generalmente una sola cosecha.

Dichas plantaciones necesitan un elevadísimo consumo de energía, por lo que las organizaciones se conectan de manera ilegal a la red eléctrica provocando, además de un gran fraude económico, problemas de caídas en el suministro al resto de los usuarios.

De este modo, si bien nuestro país es punto de destino y consumo de droga, así como país de tránsito de las principales drogas consumidas en Europa (como cocaína desde Latinoamérica o hachís desde Marruecos), en el caso de la marihuana nos encontraríamos ante la única droga que es netamente producida en España.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email