La Resinera, un intento industrial fallido a principios del siglo XX en Almuñécar/José Ángel Ruiz Morales

Traemos hoy a colación una industria que, hacia el año 1903, se instaló en la playa de San Cristóbal.

Se trata de la construcción conocida como “La Resinera”, fábrica de la Unión Resinera Española, empresa bilbaína fundada en el año 1898 y dedicada a la obtención de trementina (aguarrás) y colofonia (colas y barnices). A partir de 1901 dicha empresa se expande por toda España, tratando de monopolizar esta industria y acaparando los pinares existentes en gran parte de la península, entre ellos los de la provincia de Granada. Se instalan industrias resineras en Fornes, Arenas del Rey y Almuñécar, ésta última, para ser utilizada también como puerto de salida de un producto que era exportado mayoritariamente a países extranjeros.

Para ello, el 17 de septiembre de 1903, a petición del Director Gerente de la Unión Resinera, el Rey autoriza que se use la playa de la China en Almuñécar “para embarcar los productos de una fábrica que allí posee la citada Sociedad”. Posteriormente, en 1921, se solicita y se acuerda que “se amplíe la habilitación de la playa de la China, sita en el término municipal de Almuñécar (Granada), para el embarque de los productos maderables que se confeccionan en la fábrica, que en dicho sitio posee la Sociedad Unión Resinera Española”.

Apenas cinco años después, la aparición de fuentes alternativas para la obtención de esencia de trementina y colofonia, llevó a la empresa a una crisis financiera con la caída de los precios en el mercado internacional. La compañía vendió sus instalaciones en Almuñécar a la Diputación Provincial para la instalación de una Colonia Marítima del Hospicio Provincial de Granada o, como aparece en la prensa de la época, un sanatorio marítimo para niños y niñas pobres y enfermos. El precio de venta fue de 31.000 pesetas, aunque el gasto total ascendería a las 101.000 pesetas, ya que se acometieron las reformas necesarias para adaptar la fábrica a su nuevo cometido.

En estas instalaciones se reubicará La Colonia infantil que ya venía funcionando en Almuñécar desde 1889. El 19 de febrero de 1928 fue inaugurada por el Cardenal Arzobispo, el Gobernador Civil, el Presidente de la Diputación y otros representantes políticos y civiles de la dictadura de Primo de Rivera en Granada, y venía así a consolidar la idea que en 1889 propuso la empresaria, educadora, filántropa y feminista española, de origen alemán y residente en Granada desde 1870, Bertha Wilhelmi, de elegir Almuñécar como residencia de la Primera Colonia Escolar Granadina, de la que tendremos ocasión de hablar en otra ocasión.

Hoy en día nada queda de la antigua fábrica, aunque en el callejero de Almuñécar existe una calle denominada “La Resina” que está situada en la zona donde se encontraba la fábrica y posterior Colonia que en la actualidad sigue perteneciendo a la Diputación.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email