comprar kamagra 100 cialis 5 mg precio en farmacia argentina generico del cialis marca cialis generico busco receta de cialis precio del viagra en mexico generico viagra comprar contrareembolso precio cialis 5 mg espana comprar cialis treated comprar viagra original en valencia precio viagra generico unidad espana farmacia online comprar viagra cuanto vale comprar cialis en una farmacia sitio seguro comprar viagra cuanro dura efecto cenforce 100 compra viagra generico online cual es el precio de la viagra en espana precio de la viagra en portugal como se puede comprar viagra sim receta medica viagra de mujer precio peru cenforce 150 mg sildenafil cialis diario generico onde comprar opiniones de cialis generico y puntos de venta levitra generico 20 mg donde comprar viagra en espana sin receta comprar viagra segura en espana necessitas receta para comprar viagra donde comprar levitra donde comprar kamagra segura comprar viagra en santander comprar sobres kamagra cialis once a day precio levitra precio en nicaragua order cenforce online precio de caja de viagra generico en farmacia

Los otros homenajes / Tomás Hernández

Angara Verano

A esta mañana del 28-F le he puesto la banda sonora de Chano Lobato cantando por bulerías, tanguillos, alegrías… Que falta un poco de eso, alegría, en estos tiempos tristes. Y escucho al Chano Lobato mientras escribo -o pienso escribir-, sobre el desarraigo anónimo que tampoco tendrá su homenaje este 28-F, el exilio, el destierro del hambre de todos los hombres y las mujeres obligadas a vivir en un lugar lejano y no elegido; esa, creo, es la condena del exilio. Por eso, del señor Puigdemont no se puede decir que sea un exiliado; eligió Waterloo para quedarse, una llanura entre colinas bajas, donde un imperio formado por islas y colonias derrotó al advenedizo de Napoleón, un principiante en imperios, un “parvenu”, esa palabra que en francés suena más humillante. Además, el señor Puigdemont huyó sin honra y no parece que la gloria vaya a coronar su biografía.

Los otros exiliados, los andaluces anónimos que siguen mereciendo un homenaje, eran también algo nuestro, nos dejaron su ausencia, un lugar en la mesa, un rincón vacío en la barra de un bar, el frío compartido de las madrugadas mendigando un jornal en la puertas de los ayuntamientos.

Muchos andaluces tuvimos, tenemos, un familiar, un vecino, un amigo en ese exilio de la necesidad. En las casas romanas había un “altarcico” dedicado a los antepasados de la familia, como dioses domésticos y protectores. Con tantas cosas que hemos aprendido de los romanos, desde Séneca a los acueductos, no deberíamos haber olvidado esa piadosa costumbre.

Angara Verano

Los trasterrados por la guerra, los menesterosos, los anónimos que subieron por primera vez a un tren sin saber que no regresarían, los que tuvieron el único consuelo de un nombre en un rincón lejano, un lugar en el Sur que, algunos, nunca volverían a ver, como Cernuda: “Quizá mis lentos ojos no verán más el sur / de ligeros paisajes dormidos en el aire”.

Un exilio interior en un país extraño. En este día de símbolos y homenajes, ellos también fueron, son, banderas.

Tomás Hernández.

Restaurante Calabre
Te interesa