Perfil de… Yayo Carbonell

 

Entrevista de Juan Bolívar

 

Iniciamos con esta entrevista una serie, en la que vamos a invitar a que se asomen a este balcón de CostaDigital.es a personas de nuestro entorno más cercano, con el objetivo de dar a conocer experiencias personales o profesionales de esa sociedad civil almuñequera, a veces anónima, pero tan rica en valores y cuyo ejemplo nos pueda enriquecer. En este caso, un joven convecino nuestro, que acaba de participar en el rally de motos más importante del mundo, ha tenido la amabilidad de compartir su experiencia y esfuerzos para conseguir su objetivo.

PERFIL DE… YAYO CARBONELL (LOS SUEÑOS SE CUMPLEN)

Nombre de pila: Eladio Carbonell Méndez (más conocido como Yayo)
Nacido en: Almuñécar, el siglo pasado.
Profesión: Trabajo en una empresa familiar de material de construcción
Estado civil: Casado y con dos hijos de 9 y 7 años
Estado físico: Magullado pero entero, en proceso de recuperación tras la tremenda dureza del rally y sobre todo por una caída a unos kilómetros de finalizar la última etapa de la prueba en la que me rompí dos costillas y me fastidié el hombro. En ese momento solo me preocupaba la moto y poder llegar a la meta. De hecho fue en el avión de vuelta donde empezó a dolerme y en casa al tercer día donde me confirmaron la gravedad -( nos indica que iba al “fisio” después de la entrevista)
Estado emocional: Muy satisfecho y muy emocionado por el cariño que he sentido durante esta experiencia de la gente de mi pueblo, no solo de mi familia y amigos de los que lo esperaba sino también de personas que me han seguido a diario y que me manifestaban su apoyo y eso, cada noche cansado de la etapa, me servía de estímulo para continuar.

¿Tu mejor virtud? Mi capacidad de perseverar, mis padres me han enseñado que cuando tenga un proyecto debo llevarlo hasta el final y no dejarlo a medias, una buena filosofía de vida en estos tiempos de crisis.

¿Se cumplen los sueños? Claro, yo he cumplido los que tenía hasta ahora porque he conseguido varios objetivos

¿De qué te sientes más orgulloso? Orgulloso y sorprendido gratamente por el enorme interés despertado en cantidad de gente que me ha apoyado y seguido a diario.

¿A qué te pones de frente? ¿Y a qué de perfil? A cualquier problema le hago frente y trato de solucionarlo y de perfil a la gente que no viene de cara, que no son directos, los ignoro.

¿Se cumplen los sueños? Claro, yo he cumplido los que tenía hasta ahora porque he conseguido varios objetivos, por una parte quería tener una familia y tengo una mujer maravillosa y hemos sido padres de dos hijos de los que nos sentimos muy orgullosos y por otra participar en el Dákar, que ha colmado por ahora esos sueños aunque ya tengo en mente otro proyecto que lo mantengo en secreto y, creo que realizarlo, va a ser más fácil que este último.

¿Cuesta cumplirlos? Cuesta bastante aunque yo soy un afortunado por mis circunstancias pero desde hace mucho tiempo he estado vinculado con este mundo de las motos, he participado en pruebas de Enduro y, por ejemplo, en el 2015 ya tomé parte en el Merzouga rally, que es imprescindible para que te permitan participar en este. Por lo que he estado preparándome durante mucho tiempo.

¿Qué les dirías a aquellos jóvenes que tienen un sueño? Que tengan paciencia y constancia porque es difícil y no puedes soñarlo y conseguirlo de inmediato

¿Cómo empezó y, en su caso, quién despertó tu afición por las motos? Como decía antes, me han atraído las motos desde hace tiempo y empecé con José Manuel Bustos que tenía una moto grande y ya desde los 18 años empecé a competir y he procurado contactar con personas que me ayudaran y así lo hizo Nacho Sanchís que ha participado en tres ediciones y sobre todo al granadino Miguel Puertas, que ha corrido diez dakares quien ha sido el que me ha enseñado a navegar y muchos aspectos técnicos necesarios para correr en una prueba de estas características.

En una etapa me adelantó Carlos Sáinz y unos pocos kilómetros después lo adelanté yo

Dibújanos a grandes rasgos cómo era un día en el Dakar
Yo participaba en la categoría de “sin asistencia” con lo que dormía en una tienda de campaña sobre una esterilla y el día empezaba a las 4 de la mañana en que me despertaba e inmediatamente me iba al aparcamiento vigilado donde estaban las motos y la arrancaba y comprobaba que funcionaba bien luces y la batería y después del baño, desayunaba y me preparaba con especial atención al frío que se sufre en la moto. A continuación desmontaba la tienda y demás y los metía en una maleta que me la llevaban hasta la próxima llegada. Después me iba a la salida para realizar la etapa que solía empezar sobre las siete de la mañana y duraba diez o doce horas, sin comer prácticamente ya que solo tenía veinte minutos de parada obligatoria para repostar y aprovechaba para picar alguna fruta, patatas, galletas. Hay tramos cronometrados y enlaces por carreteras, de hecho se pasaba por ciudades con tráfico normal que se hacía difícil y peligroso y te multaban incluso si te excedías de la velocidad permitida en esos trayectos urbanos. Llegabas al final de la etapa, dejar la moto preparada para el día siguiente, montar la tienda, ducha, cena y a dormir sobre las nueve de la noche. Y así doce días.

Algunas anécdotas de esa experiencia?
Viajamos todos los participantes en un vuelo charter y en el viaje de ida había mucha tensión entre los participantes que aspiraban a ganar pero en el de vuelta ya estaban todos más relajados y hubo un ambiente de camaradería que no se produjo en la ida. De hecho a nivel personal yo me hacía fotos con Joan Barreda al salir las etapas y el último día él vino a saludarme y preguntarme cómo me había ido – ha quedado en el puesto 55. Otra anécdota, es que en una etapa me adelantó Carlos Sáinz y unos pocos kilómetros después lo adelanté yo porque había pinchado y estaba cambiando la rueda.

¿Cómo sería tu Almuñécar ideal?
Me gusta como es, que mantenga su esencia de pueblo aunque debe ir desarrollándose de una forma progresiva.

¿Es el rally como nos lo venden los medios de comunicación?
Es más duro de lo que aparece en los medios y no es tan idílico. El rally recorre unos 8000 kms por Arabia Saudí y hay momentos bastante duros sobre todo en la categoría en la que yo participaba. Aunque en honor a la verdad la organización funciona perfectamente con la instalación de una carpa gigante cada día en un sitio diferente, un hospital de campaña, comedor, para la gran cantidad de gente que participa, no solo pilotos y mecánicos sino médicos, fisioterapeutas, voluntarios, medios de comunicación, etc

¿Cómo sería tu Almuñécar ideal?
Me gusta como es, que mantenga su esencia de pueblo aunque debe ir desarrollándose de una forma progresiva.

Descúbrenos tu rincón favorito.

Aunque me gustan todos los lugares de nuestro municipio, elijo la torre del Tesorillo, junto a la playa del Pozuelo. Desde joven cuando he necesitado reflexionar, recapacitar, allí me he retirado pues es un sitio que tiene un algo especial que me produce tranquilidad y me aclara las ideas.

 

Por último, nos confiesa que la participación en esta prueba, que es la más icónica del mundo, es bastante costosa y por ello no quiere dejar de agradecer, muy sinceramente, a los que le han ayudado a poder hacer frente a los gastos que conlleva, como son los diferentes patrocinadores, su familia y amigos y una vez más a todos sus paisanos de Almuñécar. Y nos despedimos animándolo a que luche por ese próximo reto que estamos seguros de que lo realizará, ya tendremos noticias. Ojalá sirva de ejemplo a todos aquellos jóvenes que tienen un sueño y dudan en poder lograrlo, nuestro paisano les anima a alcanzarlo con constancia y tenacidad.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email