Al hilo de las horas / La foto

Al final del biopic sobre Halston, que pueden encontrar en Netflix, el modisto, ya completamente acabado física y empresarialmente, contempla el mar y reflexiona sobre el cambiante color del mismo y los matices de azules que va reflejando su superficie. Su esencia vital de artista lo lleva a compararlo con la textura y cromatismo de un tejido alado que esconde matices, volumen y sobre todo misterio. Algo así como los escultores dicen ver en la pieza de mármol en bruto, los pintores en el lienzo, los escritores ante el folio en blanco o el bailarín ante la música el viaje que supone definir como será el final de la experiencia. La fotografía capta el momento preciso del mar en el que una línea de sol penetra la bóveda apelmazada, borrascosa formando una divisoria de brillante plata que divide los contrastes de zinc entre el cielo y el mar. La conjunción es un momento único que hace posible el paisaje y que a partir de esa experiencia las posibilidades procederán a su natural mutabilidad. Pero el proceso mecánico de la fotografía no invalida la esencia del momento captado (¿o será apresado?) dejándonos una abstracción como apertura a diversas interpretaciones del ojo que la mira. La imagen no es la línea brillante resultante de fenómenos meteorológicos, que también lo es, y no obstante, admitamos que va más allá de la realidad manifestada trascendiendo a otras posibilidades de interpretación.

 

 

También podría gustarte