Diálogo con el viento

Sin el viento el parapente no sería. Ese jugar con él da sentido a esta práctica deportiva que, además, es diálogo entre hombre y elemento unido a la destreza en utilizar la herramienta.

Desde Dédalo el hombre ha querido ser pájaro y Leonardo dejó diseñado un artilugio capaz de servirse de la aerodinámica y volar. Pero sería el siglo XX el que diseñara esta campana semiesférica para controlar el vuelo valiéndose del aire.

La pandemia ha disminuido el número de parapentistas en los cielos sexitanos, en gran parte por la falta de turistas que nos visitan para realizar esa actividad deportiva. No obstante, haberlos haylos.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email