Calendario / Rubén Darío escribió que el Azahar …

15 de marzo

El azahar es la consagración de la primavera. Rubén Darío escribió de la flor del naranjo que era el orgullo cándido del desposorio. Rubén era un modernista del que nadie habla, que estilizaba el azahar o lo que fuese en volutas líricas y unas salían cursi y otras tremenda de modernidad. ¡Qué loco!¿No?, que dicen los modernos de cualquier cosa. El azahar es la flor de San Antonio Abad: santo en paro por culpa del Tinder ese. Antes las solterías persistentes acudían fervorosas con azahar al hacedor milagrero; ahora el mocerío de cualquier edad se pierde a golpe de clic y la santidad es pagana, carnal, virtual, engañosa y líquida. Nada que ver con el patrón de los imposibles, que siempre estaba en la ermita más cercana y el suplicante mientras oraba ejercitaba el músculo del pensamiento y la reflexión. El azahar, como cada primavera, ha llegado a las plazas con la mascletá marcera y se volverá a mezclar con la cera de las penitencias de Semana Santa; en los obradores pasteleros y en las cocinas de las solterías en donde no puede faltar el agua de azahar con su característico amargor para rociar la masa. En las estanterías de las grandes extensiones solo hay bizcochos procesados, seriados, teñidos de amarillo sospechoso. Y es normal, pues que una maquina no se ha dejado las rodillas, deseo y paciencia en el altar del santo casamentero para que luego no halla maestría, aparte que Dios también está entre los pucheros. ( Anterior entrada)

 

También podría gustarte