Callejero del atardecer

En el verano, cuando más chirría el fragor humano en tardes de fanfarria veraniega, callejear por los vericuetos del barrio sexitano de San Miguel. No podría aseverar que al lugar no llegue el tumulto acústico que acontece a Este y Oeste a Norte y Sur de la planicie que rodea el roquedal donde se ubica el bastión defensivo de la antigua fortaleza que da nombre al barrio, pero sí se atempera en murmullo lejano la batahola canicular que impera en la ciudad desde hace décadas.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email