El Acuario de Almuñécar, un paraíso marino para disfrutar en familia

acuario20
Facebook
Twitter
WhatsApp

 

El Acuario de Almuñécar combina arte, flora y fauna. Ya en su entrada se puede apreciar un extraordinario mural de 200 metros cuadrados que cubre sus paredes y enfrente, dos esculturas de forja que retratan un pez y un caballito de mar. Adentrándonos, comenzamos en la planta superior con un recorrido sobre el ecosistema y la fauna marina del mar Mediterráneo, donde introducen al visitante desde la creación de los océanos, así como la existencia de las primeras especies marinas desde diversos acuarios alrededor de la sala.

Federico Salas, biólogo y encargado del Acuario, nos hace de guía durante todo el trayecto. Comienza explicandonos los diferentes hábitats del Mediterráneo, donde cada pecera nos va introduciendo al océano desde la orilla hacia las profundidades, hasta llegar al mar abierto.

Dentro de este universo marino conviven diferentes especies que abarcan desde medusas, cangrejos, cromis, herreras, peces chicos y tiburones, entre otros. “En general, todos son peces del mar Mediterráneo, excepto una pecera que corresponde a los peces de aguas tropicales, donde nos encontramos: el pez payaso, la damisela de cola amarilla y la castañuela verde”, apostilla Salas.

Durante el confinamiento se han incorporado nuevos peces al acuario, los cuales están todavía en periodo de adaptación y se ubican en la primera planta. Todas estas especies están muy bien cuidadas y buena alimentación. Su menú se compone de merluzas, gambas, mejillones y calamares.

La instalación también cuenta con una sección en la que destacan diferentes especies protegidas como son: lapas, caracolas grandes o estrellas de mar…,” con la intención de concienciar a la ciudadanía de que no se pueden coger”, señala el biólogo.

Cabe destacar, la pecera en forma cilíndrica en la que se pueden observar asombrosas doradas y lubinas de gran tamaño. El oceanario cuenta con un túnel de 17 metros, envuelve al visitante por completo en el ecosistema marino, rodeado de tiburones toro, mantarrayas y tortugas. “Es el que más impresiona a los visitantes y donde se suelen detener más tiempo’’, afirma el Federico Salas.

Tras el confinamiento por la pandemia, el 3 de junio, reabría sus puertas de nuevo el Acuario de Almuñécar. “Las consecuencias por coronavirus se ha notado este verano, ya que, el año pasado registramos por estas fechas, mayor número de visitas, aunque, este último fin de semana hemos obtenido el mayor número de visitantes en lo que llevamos de año’’, admite optimista Federico.

Para aquellas personas interesadas en visitar el Acuario de Almuñécar, situado en la céntrica plaza de Kuwait, se puede realizar de lunes a domingos, por la mañana, de 10 a 14 horas, y por la tarde-noche, de 18 horas a 22 horas. El Acuario de Almuñécar, es un plan perfecto para conocer mejor la fauna mediterránea y disfrutar en familia de una visita que no dejará indiferente.