Entre paréntesis / Tomás Hernández

Esa es la última definición de Feijóo sobre el gobierno de Pedro Sánchez. Antes ya era el gobierno del fraude electoral, ilegítimo, ilegal y hasta comparable al golpe de Estado del 23-F. Así lo dijo, sin despeinarse. Supongo que Feijóo recurre a la imagen del paréntesis por la brevedad que le supone a esa coalición de pactos espurios y a la declarada guerra sin cuartel que se avecina. Es VOX quien ha abierto las trincheras en la calle Ferraz, pero fue Aguirre la maestra de ceremonias que cortó la cinta de salida mientras Ayuso declara “el golpe contra golpe”. ¿De Estado? También dice Núñez Feijóo que este es un gobierno maniatado por los compromisos infames con los independentistas. Es lo que tienen los compromisos, que nos obligan a ceder y a respetar lo tratado. Contrato social lo llamó un tal Rousseau. La imagen del paréntesis me llamó la atención porque si alguien vive entre corchetes bien visibles es el candidato del PP. Por una parte “Juanma presidente”, por otra, la presidenta Ayuso como coreaban sus incondicionales en la puerta de Génova durante la celebración del triunfo en las elecciones Autonómicas y municipales. Todos de blanco, Ayuso en rojo.

Y luego está lo del gobierno maniatado. Si alguien ha entregado sus manos y sus pies a las cadenas, como el fantasma de Canterville, ha sido Feijóo con sus pactos con la extrema derecha, tanto la de VOX como la que anida en su propio partido. Si Sánchez ha vendido España por unas raciones de amnistía, Feijóo pasó del rostro de la moderación al discurso incendiario del golpismo y la ilegalidad. Por los mismos motivos que Sánchez, el poder. Omito lo del ansia de poder y la falta de escrúpulos que él pregona del socialista.

Y esto quería decir, recordar la sentencia bíblica de la brizna de paja en ojo ajeno etc. Supongo que el actual gobierno entre paréntesis querrá decir entre el último de Rajoy y el próximo de Feijoo. ¿Es eso, no? Pues la imagen que abre el paréntesis es la de un escaño vacío, un bolso olvidado y unos gintonics en el bar de la esquina. Para cerrarlo es necesario derrotar, cuanto antes, al gobierno falsario, en las urnas o donde sea, y que en las próximas elecciones, cuando sean, el PP consiga, sin VOX, la mayoría necesaria y que Feijóo no renuncie a gobernar, por dignidad, como dice que ha hecho ahora. Demasiados avatares han de cumplirse y la sombra defenestrada de Pablo Casado a las espaldas mientras resuenan los aplausos entusiastas de Cuca Gamarra. Los mismos de antes. ¿Los recuerdan? ¿Los recordará Feijóo?

Tomás Hernández

 

También podría gustarte