“Estás en una fase” y otros mitos sobre la Bisexualidad

 

A pesar de que han pasado veinte años desde el inicio del Día de la Visibilidad Bi, celebración que ocurre cada 23 de Septiembre, y miles de años desde que la bisexualidad surgió, las personas bisexuales siguen luchando para encontrar su lugar en un mundo que ve las cosas en blanco o negro.

Una reciente encuesta realizada entre los lectores de la revista LGTB+ cromosomax.com mostró que más del 30% de las personas del colectivo tienen una orientación sexual bisexual. Además, más del 10% de los participantes afirman haber experimentado atracción por esta orientación tras el fuerte protagonismo y visibilidad que contrajo en redes sociales durante el año de pandemia

Este es un día de visibilidad para una parte del movimiento LGBT que hasta hace unos años permaneció en la sombra por miedo a estereotipos burdos y engañosos. Gracias a la colaboración de los lectorxs, la revista cromosomax.com ha podido recopilar los estereotipos o “mitos” más repetidos al salir del armario, en una comida familiar, en una reunión de amigos o incluso en la universidad:

«La bisexualidad es una fase antes de que alguien salga del armario como gay o lesbiana».

La bisexualidad es una orientación, igual que la heterosexual o la gay. Significa que alguien puede sentirse atraído, salir y entablar relaciones con personas de distintos géneros. Esta orientación no depende del estado de la relación ni de la experiencia, sino de una orientación profunda que todos tenemos y sentimos. Para la gran mayoría de las personas no es una fase aunque se encuentren en una situación de “experimentación” para conocerse mejor.

«Las personas bisexuales son promiscuas o codiciosas».

Las personas bisexuales no son más propensas a tener comportamientos promiscuos que cualquier otra persona. Ser bisexual tiene que ver con quién le atrae a una persona, pero no tiene nada que ver con la forma en que esa persona sale o con el tipo de relaciones que prefiere. Al igual que todo el mundo, las personas bisexuales se sienten atraídas por cualidades particulares como la personalidad, los intereses comunes y las características físicas, y las relaciones no son una experiencia uniforme para todas las personas. Lo que funciona para una pareja puede no funcionar para otra.

«Sólo puedes identificarte como bisexual si has tenido relaciones tanto del sexo opuesto como del mismo».

La orientación sexual no depende de la experiencia de las relaciones, sino que existe dentro de la identidad y el sentido de uno mismo. Muchas personas saben que son bisexuales antes de tener una relación, al igual que muchas personas saben que son homosexuales o heterosexuales a edades tempranas. No es necesario tener una experiencia romántica con cualquier género antes de identificarse como bisexual. Además, cuando una persona bisexual se casa, su orientación no cambia.

«Para ser bisexual te tienen que gustar los hombres y las mujeres por igual».

La atracción no funciona igual en todo el amplio espectro de la humanidad. Algunas personas bisexuales se sienten abrumadoramente atraídas por los hombres y ocasionalmente por las mujeres. Algunas personas bisexuales se sienten abrumadoramente atraídas por las mujeres y ocasionalmente por los hombres. Hay lesbianas que tienden a entablar una relación con personas más femeninas y hay gays que tienden a sentirse atraídos por hombres más musculosos. Lo único que tienen en común las personas bisexuales es que se sienten atraídas por personas de más de un género.

«Las chicas bisexuales sólo lo hacen para llamar la atención. Los hombres bisexuales son en realidad homosexuales y tienen miedo de salir del armario».

No, no es un truco ni una táctica y cualquiera que lo utilice para ello, realmente no pertenece al colectivo bisexual. Lo mejor que puede hacer alguien para ser un aliado bisexual es escuchar sin juzgar y creer a alguien cuando describe sus sentimientos o experiencias bisexuales.

Este tipo de generalización abrumadora es completamente irresponsable, ya que desestima la experiencia individual y la identidad propia de las personas reales. La atracción es un espectro. Por ejemplo, algunas mujeres bisexuales pueden sentirse emocionalmente pero no físicamente atraídas por otras mujeres.

Negar que la orientación sexual de una persona existe es hacerla invisible. La identidad de cada persona es única y esa diversidad aporta una valiosa voz al movimiento LGBT.

«La bisexualidad excluye a las personas transgénero o la atracción por las personas trans».

La orientación sexual y la identidad de género son dos cosas diferentes. Las personas transgénero pueden ser bisexuales o no. Las personas bisexuales pueden sentirse atraídas por las personas transgénero, o no. La palabra «bisexual» se refiere simplemente a las personas que no se sienten atraídas exclusivamente por miembros del sexo opuesto y no se sienten atraídas exclusivamente por miembros del mismo sexo.

Durante demasiado tiempo, las personas bisexuales han tenido que argumentar que la orientación bisexual es algo real pero poco a poco han podido mostrar su más sincero y amado sentido.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email