La revista de Almuñécar y la Costa Tropical

La Guardia Civil desarticula una organización criminal que estafaba mediante tarjetas de débito de empresas

 

La Guardia Civil de Granada, en el marco de la operación DIFUSO, ha desarticulado una organización criminal de carácter internacional dedicada a la comisión de delitos relacionados con el fraude informático y que ha estafado más de 100 000 euros a víctimas de toda España.

Hasta el momento han sido detenidas dieciséis personas por toda España por presuntos delitos de estafa, pertenencia a grupo criminal y blanqueo de capitales.

También ha sido identificado el cabecilla de esta red criminal, un individuo de nacionalidad española de cuarenta años de edad, con numerosos antecedentes policiales, que actualmente se encuentra huido en Brasil

Los integrantes de esta red de ciberdelincuentes obtuvieron información asociada a tarjetas de débito de empresas de toda España y consiguieron extraer de cada una de estas tarjetas el límite del crédito disponible, 3 000 euros. Posteriormente crearon una red de cibermulas que se encargó de blanquear e ingresar en las cuentas de la organización el dinero obtenido con estas tarjetas bancarias.

La mayoría de las cibermulas captadas por esta organización eran jubilados que querían ganar dinero fácil. Todos respondieron a una oferta de trabajo muy atractiva en la que a cambio de una comisión permitían a la red criminal el uso de una cuenta bancaria a su nombre como puente para realizar transferencias monetarias. Las cibermulas cedían las claves de sus cuentas a la organización y ésta trasfería el dinero estafado a un complejo de empresas falsas repartidas por toda Europa, para acabar en Inglaterra donde el cabecilla transformaba todo lo estafado en criptomonedas.

Los investigadores del Equipo de Investigación de Delitos Tecnológicos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada descubrieron en los foros de la darkweb un novedoso método para sacar del territorio nacional grandes cantidades de dinero sin que las autoridades tuvieran tiempo de bloquearlo.

Tras la denuncia de un empresario en el cuartel de la Guardia Civil de Maracena (Granada) en la que exponía que le habían sustraído 3000 euros de su tarjeta de empresa, los investigadores descubrieron la relación entre lo descubierto en la darkweb y la víctima de Maracena. Abrieron una investigación y averiguaron que detrás de esta estafa había un grupo criminal en el que había un cabecilla y dos lugartenientes que actuaban desde España y Brasil.

El artífice e ideólogo de este método de estafa cibernética, aunque es español, está asentado en Brasil y sobre él pesan numerosas requisitorias por hechos delictivos de la misma naturaleza.

Este ciberdelincuente creyó que usando una empresa FINTECH con un IBAN bancario de fuera de España quedaría fuera de la acción policial inmediata; que la investigación del rastro de dinero estafado se ralentizaría y que así tendría tiempo para borrar cualquier rastro que hubiera dejado en la red. Sin embargo los agentes del EDITE de la Guardia Civil de Granada, coordinados con la Fintech usada como pasarela para sacar el dinero de España, consiguieron bloquear activos por valor de 50.000 euros y todas las operaciones posteriores que intentaron, con lo que la actividad de este grupo criminal quedó neutralizada.

También podría gustarte