Los nuevos hábitos familiares a causa de la pandemia

 

 

El papel de la familia es crucial en el crecimiento de los niños, pero durante los últimos años se han introducido en nuestra forma de vivir muchos más tipos de familias que no debemos ni olvidar, ni dejar de lado.

Según los datos del INE, durante los últimos 50 años las familias se han visto reducidas hasta el punto de que lo más común en España sean de 2 personas o de 1 persona en cada hogar. Esto es a raíz de una tendencia también muy acusada: el descenso notable del nacimiento de bebés. España ha pasado en solo dos generaciones de tener familias de dos o más hijos a familias las cuales tienen un hijo o ninguno.

Estos datos están generalmente representando a lo que se conoce como una familia tradicional, es decir: una pareja o una persona con o sin hijos. Pero la situación económica actual ha dado lugar a que aparezcan nuevos tipos de familias como las surgidas a raíz de los compañeros de piso. Los jóvenes desde la última crisis que comenzó en 2008, han tenido serios problemas a la hora de independizarse: falta o malas condiciones laborales, precios de vivienda insostenibles, encarecimiento de la vida en general. Eso ha provocado dos situaciones que afectan directamente a la formación de nuevas familias. La primera es la tardía emancipación paternal, por lo que se forma parte de un núcleo familiar pero formar uno nuevo es sumamente complicado. La segunda es este nuevo tipo de convivencia mucho más común y que ha pasado de ser casi exclusivo de la vida estudiantil, a una forma común de vivir, el llamado ahora coliving o conocido como compartir piso.

Desde la modernización y el aumento del trabajo en las ciudades, la población es cada vez mayor en las grandes urbes españolas como Madrid, Barcelona o Sevilla. Pero esta nueva población se ve afectada directamente por problemas como el precio de la vivienda comentado anteriormente y es por ello que se recurre a compartir piso. Son muchas las personas que viven de esta forma que afirman haber creado una familia con sus compañeros de piso.

¿Y cómo ha afectado el COVID-19 a las familias?

A comienzos de 2020 a causa de la pandemia nos tuvimos que encerrar en casa para intentar frenar la masacre de muertes y contagios que estábamos sufriendo, y esto afecto a la vida familiar.

Muchos familiares han tenido que sufrir la enfermedad solos, ya sea en casa o en hospitales, en los cuales no estaba permitido tener a acompañantes por la gran saturación y el peligro de contagio. Las peores situaciones se vivieron con los miles de fallecidos, los cuales durante los primeros meses incluso se registraban en los hogares. Situaciones tan duras y dramáticas como estas han mermado la estabilidad y la salud mental de las familias, acuciada además por el miedo al virus, a la futura estabilidad laboral y al “qué será”.

Pero por suerte no todo ha sido negativo, y muchas familias han notificado a mujerfertil.es que durante este encierro han trabajado entre sus miembros para conocerse más, relacionarse como nunca lo habían hecho antes por falta de tiempo y aprendiendo los unos de los otros. Realizando una pequeña encuesta a nuestros lectores, hemos comprobado cómo 1 de cada 10 familias han mejorado sus hábitos familiares, añadiendo nuevas costumbres como ver películas juntos, pasar tiempo libre juntos o hablar en familia a sus rutinas diarias gracias al encierro durante la pandemia.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email