La revista de Almuñécar y la Costa Tropical

Lunes cerrado / Juan Bolívar

 

 

Será por la edad, pero cada vez me cuesta más encontrar el sentido común en nuestros procederes. Les pongo un ejemplo, supongamos que ustedes regentaran un chiringuito en nuestro litoral y tuvieran los lunes como día de cierre por descanso, pero resulta que ese día coyunturalmente hay un “puente” y van a recibir muchos clientes, pues somos un destino turístico de primer orden (habrán visto los carteles que pueblan nuestras calles “Turismo es vida”). ¿Qué harían? Con buen criterio no cerrarían, sino que lo harían, por ejemplo, el martes para no desaprovechar esa afluencia clientelar a su negocio.

Pues hete aquí que este fin de semana pasado ha habido tres días seguidos no laborables, y por tanto unas fechas en las que tradicionalmente recibimos en nuestra ciudad una gran cantidad de visitantes, sin embargo, dos de los más importantes recursos monumentales de nuestro municipio (Castillo y Museo arqueológico) estaban cerrados el día 1 de noviembre, lunes. De hecho, en mi caso particular, iba a hacer una visita guiada a estos espacios a un grupo numeroso de sevillanos y no pudimos hacerlo. Está establecido que nuestros monumentos visitables mediante pago permanezcan cerrados los lunes y me pregunto si eso no se puede cambiar en casos como este que comentamos.

Convendrán conmigo que no es de sentido común que se les privara de esta opción a los visitantes que habían decidido disfrutar de nuestro patrimonio, máxime cuando este verano una de nuestros regidores prometía en un acto solemne hacer de Almuñécar: “Una ciudad turística y cultural los 365 días. Una ciudad que con el nuevo Plan de Ordenación Urbana va a coger como eje estructurador su historia y su patrimonio, que se quiere presentar al mundo como una ciudad donde se respira cultura”.

Confiemos en que los que nos guíen tengan a bien seguir lo que indica este refrán del inagotable Quijote: “Quien yerra y se enmienda, a Dios se encomienda”. En fin.

También podría gustarte