María Sánchez Galdo: «Mi objetivo es transformar la vida de los otros a través de las flores»

 

El principal objetivo de esta granadina, madrileña y herradureña, «es transformar la vida de los demás a través de las flores». Un propósito que María Sánchez Galdó lleva a la práctica desde su tienda taller de La Herradura de nombre I Fiori di Galdó en la avenida de Prieto Moreno. Cuando entras, la realidad se convierte en un espacio positivo azuzado por la creatividad escultórica de los arreglos florales. Aunque es un arte efímero el de las flores, en el caso de María se convierte en elemento de decoración perenne en su utilización de flores conservadas, liofilizadas o secas y sin descartar las frescas convirtiendo el conjunto en bodegón que puede ser barroco, impresionista o de cierto aire zen en las pinceladas de color y elementos utilizados.

No importa el espacio a decorar, puesto que a María se le nota el gusto al acoplar los elementos justos al entorno, el color preciso a la atmósfera, el movimiento invisible al espacio en su búsqueda de lograr que la persona que lo contempla le cambie la mirada ante el efecto positivo y el asombro que provoca. Unas sensaciones que, según María, son el motivo principal de sus trabajos: «El propósito de mi taller es transformar espacios y vidas y conseguir muchas sonrisas. Puedo trabajar con flores frescas o preservadas, pero siempre intentando ser un impacto positivo en los demás» .

» Primero visito el sitio y veo el entorno donde voy a ubicar el encargo. Es muy importante para tener la idea de qué hay que hacer»

Todo eso se nota desde el pequeño ramo hasta las decoraciones que realiza en grandes eventos como bodas, hoteles, restaurantes o la preparación floral de una mesa donde el clásico centro se convierte en fantasía que serpentea entre la vajilla hasta elevarse a lámparas y techo: » Primero visito el sitio y veo el entorno donde voy a ubicar el encargo. Es muy importante para tener la idea de qué hay que hacer. Por ejemplo, en la decoración floral para la mesa, para una comida, intento que el efecto sea mágico y lograr un ambiente especial y acogedor».

Las tendencias actuales del interiorismo más vanguardistas se deciden por el toque rústico que aportan los productos secos y el toque fresco y natural que aportan los productos conservados, sobre todo en los espacios de hoteles y restauración, donde las posibilidades de techos y paredes son excelentes soportes. para este tipo de instalación. Asegura la artesana que antes de dedicarse al arte de las flores, dirigida en Madrid una oficina de consultoría de empresas. Durante el Covid decidió abandonar el ajetreo urbano y cumplir su sueño de venirse a vivir a La Herradura.

«Soy de Granada, donde estudie la carrera de derecho. Cuando la acabé me fui a Madrid y cree una empresa de Identificación y desarrollo de talento interno. En el Covid se paralizó todo y decidió que era el momento de cambiar de rumbo y dedicarme a una pasión que he tenido toda la vida: la decoración con flores. Siempre he estado enamorada de La Herradura, me gusta su gente y su paisaje y decidí que era el momento de empezar a trabajar en la artesanía floral donde la creatividad y la técnica son los ingredientes esenciales. Dejé el trajín urbano y me trasladé a mi sitio favorito. Y aunque no he dejado totalmente la consultoría, me he dado esta oportunidad, la de vivir creando y rodeándome de la belleza de las flores. Hago con ello un guiño a la reinvención profesional. Animo a seguir ilusionándose y reinventándose con las cosas que nos apasionan.”

Les aseguro que es un debe visitar el taller de María, conocerla y que nos decoren la vida y la casa.

 

También podría gustarte