Patrimonio compartido / Juan Bolívar

 

Pensaba seguir incidiendo en el ámbito de la educación y explicarle a mi admirado Tomás Hernández, en relación con la polémica del no uso del Español como lengua vehicular, la situación un poco surrealista que viví haciendo una visita guiada para unas familias originarias de Cataluña, a cuyos niños y adolescentes sus padres tenían que traducir al español mis explicaciones sobre el Patrimonio Histórico sexitano, pero lo dejaremos para otro momento.

En esta ocasión querría detenerme precisamente en el aspecto patrimonial de nuestro municipio y hacer unas reflexiones al hilo de las VII Jornadas de Arqueología e Historia de Almuñécar que se han llevado estos últimos días en la Casa de la Cultura sexitana. Recordar que se iniciaron allá por el 2011 y en las que modestamente colaboré activamente en su inicio y posterior desarrollo.

Pues bien, es de recibo valorar la apuesta de la Concejalía de Cultura para que se hayan podido llevar a cabo, a pesar de las dificultades especiales que conlleva actualmente realizar cualquier actividad de este tipo. En este caso, las jornadas se han podido seguir de una forma presencial y también online a través de Youtube, aquí les dejo el enlace por si tienen interés en verlas: https://www.youtube.com/watch?v=jBZiKh4UC_o y https://www.youtube.com/watch?v=K3A-H0X9e1c.

Por otra parte, a pesar de algunos desajustes, destacar el programa de las mismas que ha sido denso y con interesantes ponencias, en las que hemos tenido la oportunidad de conocer lo que se está haciendo en relación con la protección, conservación, adecuación y difusión del patrimonio y los trabajos de arqueología preventiva que se han venido desarrollando en los últimos 20 años en nuestro municipio así como en otros lugares como Granada, Frigiliana y Guadix (destacar la aportación personal y profesional del accitano Antonio López Marcos, arqueólogo director de actividades arqueológicas en la ciudad de Guadix, quien lleva más de 30 años defendiendo la riqueza patrimonial, a veces, como nos confesaba, de la desidia y el abandono de los que más deberían defenderla). También ha habido otras aportaciones de aspectos más técnicos como la aplicación de los sistemas informáticos en el conocimiento del patrimonio finalizando las mismas con una visita guiada por el Conjunto Histórico de Almuñécar (que obtuvo en 2014 la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC)) y que, al igual que la coordinación de las jornadas, ha sido llevada a cabo por Iván Sánchez, actual aunque provisional arqueólogo municipal, al que, desde esta tribuna, quiero reconocer su labor, su conocimiento y su apasionada entrega por aportar su grano de arena a esa protección y conservación del patrimonio histórico.

Decía estos días Almudena Rubio en este mismo medio que el patrimonio “constituye además un capital que tiene valor por sí mismo”. Pues para que percibamos ese valor como algo tangible y cercano a nuestras vidas debemos poner todos de nuestra parte: los representantes políticos los medios económicos y humanos para su conservación, los padres y profesores la sensibilización en los niños y jóvenes y, en general, toda la ciudadanía debe/debemos tomar conciencia real, no solo teórica, de que esa riqueza que conlleva el patrimonio es de todos y de cada uno y que su deterioro lo sintamos como algo propio. Solo de esa forma conseguiremos legar a las siguientes generaciones, en las mejores condiciones posibles, el vasto y rico patrimonio histórico de esta ciudad milenaria.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email