Pinocho de Guillermo del Toro (2022, Guillermo del Toro) / Isaac Cabrera Bofill

 

¿Cuántas veces se ha llevado al cine y a la televisión el personaje imaginado por el periodista y escritor italiano Carlo Collodi? Muchísimas veces y no, Pinocho no fue inventado por Walt Disney ni por Guillermo del Toro. “Le avventure di Pinocchio” se publicó por primera vez en 1881 en el Giornale per i bambini, siendo su título original “Storia di un Burattino”. La historia original pensada por Collodi era mucho más oscura y no acababa demasiado bien para Pinocho. Sin embargo, con el paso de los años y una multitud de versiones, la historia del niño de madera pasó a ser mucho más amable e infantil. Se cuenta que hay ciertas influencias de la masonería en esta obra, en parte a que el escritor fue masón.

La historia que se conoce principalmente es la que nos llegó en su día con la adaptación de la fábrica Disney en su versión de 1940. Un carpintero entrado en años llamado Geppetto crea una marioneta de madera a la que llama Pinocho. Un buen día, el Hada Azul convierte a la marioneta en un niño de madera para satisfacer el deseo de Geppetto, quien quería que cobrase vida. Pinocho cuenta con la ayuda de Pepito Grillo, quien intenta en todo momento guiarlo por el buen camino y evitar así que se meta en problemas. Pues bien, la película de Guillermo del Toro le devuelve la vida a Pinocho, llevándose la historia a su terreno y adaptando los personajes a su mundo particular. No aporta nada nuevo a una historia que ya hemos visto en incontables ocasiones. Es más, este mismo año Walt Disney ha estrenado en su plataforma el remake de la que hizo en los años 40. Sin embargo, Guillermo del Toro ha apostado por la técnica del ‘stop motion’, lo que le da un aspecto visual muy logrado que viene a ser lo mejor de la película, mérito indiscutible de Mark Gustafson. Y digo esto porque la cinta cuenta con unas cuantas canciones que no vienen al caso y que encima son especialmente horrendas. Por otro lado, no he entendido muy bien qué pintan en la historia un fascista italiano levantando el brazo cada cinco minutos y un Benito Mussolini caricaturizado. Guillermo del Toro hace de su Pinocho una historia trágica y muy relacionada con la vida y la muerte y la necesidad de aprovechar todo momento que pasemos con nuestros seres queridos porque hoy están, pero mañana puede que no, así como la relación a veces tortuosa entre padre e hijo y la presión social de un entorno con cierta tendencia a juzgar.

Pinocho de Guillermo del Toro es una propuesta familiar y cómoda con la que Netflix aspira a lograr algún premio. Decir más sobre esta nueva adaptación del niño de madera conlleva el riesgo de entrar en un bucle o darle más publicidad de la que merece, así que hasta la próxima.

Isaac Cabrera Bofill
Lcdo. Ciencias Políticas y de la Administración.

También podría gustarte