Quino y Figura / Juan Bolívar

mafalda1200
Facebook
Twitter
WhatsApp

 

Ha muerto Joaquín Salvador Lavado Tejón. Quizá este nombre no nos diga mucho pero cuando oímos que quien ha fallecido ha sido Quino ya ponemos cara al autor de la inmortal Mafalda. Efectivamente, este humorista, este dibujante, seguramente el mayor genio que ha dado el humor gráfico en castellano, forma parte del imaginario colectivo de unas generaciones en las que su ingenio nos atrapó, su niña sabia y respondona y las frases cáusticas, cargadas de mensaje las hicimos nuestras. La edición de sus obras, en formato apaisado, con las 1928 tiras cómicas de sus pandilla (Manolito, Susanita, Libertad, Guille…), poblaban las humildes estanterías de libros que los estudiantes de los 70 empezábamos a reunir. Yo reconozco que me identificaba con el ingenuo idealista Felipe y después supe que también era el hijo predilecto de Quino.

Quién de nosotros no podría suscribir en la actualidad algunas de estas emblemáticas frases que nos legó:
El problema es que hay más gente interesada que gente interesante
Lo ideal sería tener el corazón en la cabeza y el cerebro en el pecho. Así pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría
¡Paren el mundo que me quiero bajar!
Sí, ya sé, hay más problemólogos que solucionólogos. Pero ¿qué vamos a hacerle?
¿Por dónde hay que empujar a este país para llevarlo adelante?
Ya que amarnos los unos a los otros no resulta, ¿por qué no probamos amarnos los otros a los unos?
Como siempre: lo urgente no deja tiempo para lo importante

En estos tiempos de incertidumbre haremos bien en seguir esta idea que Quino defendía: “ el humor, feliz o triste que más da, es contradictorio por libre”. Así que practiquen el humor, además del amor, y se sentirán más libres. Y, por favor, no odien la sopa.