“Jazz en laCosta” dedicado a la música española ha conseguido el apoyo unánime del público

jazzfinal20
Facebook
Twitter
WhatsApp

 

 

 

En un año difícil, casi imposible para la música en directo con continuas suspensiones, el Festival de Almuñécar ha mantenido su programación con una edición especial, reducida en días y dedicada solidariamente a la música española. Cumpliendo con la normativa de los protocolos sanitarios de la Junta, “Jazz en la Costa”, organizado por la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de Almuñécar, ha sido el único festival de jazz que se ha podido realizar este verano en nuestra Comunidad. Un esfuerzo de adaptación que llevó a la organización a plantear tres programas diferentes en función de los cambios que se produjeran en la situación sanitaria.

 

Pero más allá de organizadores y artistas, los protagonistas auténticos de esta 33º Festival, han sido los espectadores. El público recibió esta edición con un entusiasmo tan excepcional que ha rozado la militancia, los abonos se agotaron en tres días y en apenas una semana, se acabó el billetaje disponible. Por deferencia a los aficionados que no llegaron a tiempo, la organización había previsto diariamente unas pocas decenas de localidades añadidas siempre dentro de las preceptivas obligaciones sanitarias.

 

Pepa Niebla finalizo ayer sábado la XXXIII edición

Pepa Niebla se ha subido antes al escenario del mítico RonnieScott’s Jazz Club que a los escenarios de nuestros festivales, y eso que se crio como cantante en Granada. El año pasado protagonizó una exitosa clase magistral en las actividades paralelas, y este año ha podido ofrecerla en directo.

 

Pepa se presentó con el grupo con el que actúa habitualmente en Bélgica, país donde reside, acompañada de su guitarrista, el madrileño Tony Mora. Con un pasado camaleónico y múltiple, la autora malagueña demuestra ser una artista con una mentalidad contemporánea, crítica y abierta, aportando temas con un explícito compromiso humano en sus historias. Canta en diferentes idiomas (portugués, inglés y castellano), con una magnifica capacidad para el matiz y color, haciendo gala de un exquisito sentido armónico, afinación perfecta y amplia versatilidad. Si añadimos su inteligencia comunicativa, su concierto, en el que tocó su disco “Renaissance”, fue un descubrimiento a seguir para la mayoría de los espectadores.

 

Convertida ya en un fenómeno mundial del jazz, con conciertos frecuentes en Europa, Japón y América, Andrea Motis pasó por “Jazz en la Costa” acompañada de una fantástica banda con su mentor, el bajista Joan Chamorro, con el que ha participado en la grabación de varios discos aclamados, Esteve Pi a la batería, el guitarrista Josep Traver y el siempre maravilloso,Ignasi Terraza al piano. Motis ha crecido delante de nuestros ojos hasta convertirse en la celebridad que es hoy.

 

El concierto final de esta edición, dejó un excelente sabor de boca a la audiencia. Motis preparó un guion infalible con canciones muy conocidas (“Ain’t nosunshine” o “Mediterráneo”, por ejemplo) salpicada por la parte más puramente jazzística, presentando buena parte de su reciente disco dedicado a la música brasileña y teniendo el detalle de invitar a Pepa Niebla para prestarse como grupo de acompañamiento de la

 

malagueña en un par de temas. Su encanto escénico, su voz juvenil, un repertorio gustoso y la solvencia de sus acompañantes, fueron un broche dorado para el festival sexitano.