Quedan lectores exquisitos

 

Ante la pantalla líquida y táctil, todavía queda quien no quiere dejar de sentir el tacto del papel entre sus manos. Tacto y olfato sobre el papel orgánico que se impregna del sol y salitre. Una mañana de agosto, junto al mar y viajando por el rio de las palabras.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email